¡HA LLEGADO A SU CIUDAD EL CAMIÓN DEL TAPICERO!

Oh, cielos, otra vez no…

Si vives en España, seguro que alguna vez has pensado esto y se te ha quedado esta cara cuando, de buena mañana, ha pasado el camioncito con la megafonía a todo trapo bajo tu ventana… en pleno fin de semana.

Lo curioso es que, después de pararme a observarlo en más de una ocasión, ¿recuerdas haber visto a alguien acercarse a pedir presupuesto o a preguntar por algo?

Probablemente no; si acaso, en contadas excepciones.

Ahora te pregunto, ¿sientes que este estridente embudo de venta sea el más apropiado para el S. XXI?

Apuesto a que no.

¿Y si te dijera que esta sociedad nos ha programado para desarrollar una conducta así de estridente en lo personal y en lo profesional?

¿Y si te dijera que su fin es mantenernos dormidos?

¿Y si te dijera que con la explosión del mundo digital puedes despertar y crear tu propio camino proyectando la inmensidad de todo tu potencial?

Lo sé de primera mano porque yo a inicios de 2019 tenía menos futuro que Pinocho en una carpintería.

Sin embargo, mírame ahora: proyectando lo mejor llevo dentro, en mi compromiso para ayudar a los demás a seguir mi camino de transformación digital.

Así que, antes de comenzar la lectura, permíteme avisarte de que este no es el típico post de marketing, ni de desarrollo personal, ni de psicología, ni de comunicación.

No. No es solo eso, sino que es todo eso a la vez. Es mucho más.

Es una visión sinérgica e integral que, de forma completamente deliberada, busca hacerte sentir la inmensidad de tu potencial de modo que logre sacudir tu realidad para que muevas el culo de una vez y te pongas a trabajar en ti y en tu vida.

¿O acaso te sientes un inútil?

¡DESPIERTA!

Te han hecho creer que no tienes control ninguno sobre tu vida.

Te han mostrado que tienes que conformarte con todo lo que te ha tocado vivir y que no puedes salir de ahí.

Te han dicho hasta la saciedad que no eres capaz de emprender y ejercer la más drástica de las transformaciones para darle la vuelta a tu realidad.

Y tú, vas y te lo crees, condicionando y aceptando tu propia vida con un valor muy por debajo de tu potencial real.

Pues vengo a decirte que TODO ES MENTIRA.

Estés en el punto en el que estés, tengas la edad que tengas, hoy puedes tomar la decisión de darle la vuelta por completo a todo aquello que no te gusta.

Tu realidad, tu vida y tu futuro están literalmente en tus manos. Hoy más que nunca.

El ser humano cuenta con una capacidad de creación y adaptación tan plástica, tan sideral, que ni siquiera eres capaz de imaginarla… porque no te han educado para ello.

Se puede, por supuesto que se puede, y yo te voy a enseñar a hacerlo.

Ahora bien, para crear hace falta ponerse a trabajar duro en ello.

Es un camino largo, sí, pero muy sencillo.

Si hay quien lo concibe como difícil o complicado es porque requiere de valores que se han encargado de eliminar de tu mente: trabajo, sacrificio, humildad, constancia y determinación.

Ten una cosa clara, jamás explotarás la plenitud de tu talento, logrando exprimir todo tu potencial, si no lo trabajas a conciencia.

Tendrás que pagar el precio de renunciar a muchas cosas para, insisto, trabajarlo y poder conseguirlo.

Pablo Domínguez: 'Paga el precio y hazlo ahora o paga la factura multiplicada el día de mañana'. Clic para tuitear

 

Tú decides.

En la vida no existen fórmulas ni recetas mágicas, tan solo el trabajo y el sacrificio para mejorar.

– «Ya, Pablo, todo eso suena muy bien pero, eso, ¿cómo se hace?».

Empezando por algo innegociable: creer, sin tregua, en ti mismo, en tus habilidades y en tus talentos como si no hubiera un mañana.

– «A ver, a ver, Pablo… por favor, no sé si es que no has entendido la pregunta pero, eso, ¿cómo se hace?».

Te respondo devolviéndote otra pregunta: ¿te has dado cuenta que estás ante mi proyecto personal?

– «Eh, ya… ¿me lo puedes traducir al castellano, por favor?».

Ponte a crear el proyecto de tu vida y trabaja en él para desarrollar todo tu potencial.

Si estás aquí significa que no tienes los resultados que deseas en tu vida.

Si no tienes los resultados que deseas significa que no tienes el valor necesario o no sabes proyectar lo que vales para alcanzar tus objetivos.

Tanto si no lo tienes como si no sabes proyectar tu valor, significa que no has trabajado tus fuentes de valor.

Si no has trabajado tus fuentes de valor significa que no sabes qué hacer con tu vida.

Si no sabes qué hacer con tu vida significa que nadie nunca te ha mostrado el camino.

Si nadie nunca te ha mostrado el camino significa que tu entorno no te entiende y eso te lastra.

Si tu entorno te lastra significa que no estás siguiendo el camino que te indica tu voz interior.

Si no estás siguiendo el camino de tu voz interior significa que te estás anulando.

Si te estás anulando, no te estás dejando ser.

Al no dejarte ser: sentirás abandono, culpa, estrés, tristeza y desorientación en medio de la inmensa nada.

Al no dejarte ser te irás encerrando en ese círculo vicioso y destructivo que termina llevando a las personas a depresiones e, incluso, al maldito cáncer.

¿Y sabes qué es lo peor?

Que ni siquiera sabrás que te está pasando, ni qué demonios te está pasando.

Cuando se dice que de dentro hacia fuera se vive mejor es porque solo así estarás en sintonía con quién eres y con el propósito de tu vida.

De ahí nacen la paz y la estabilidad, que son sagradas.

De ahí que haya tantas personas que necesiten ‘encontrarse a sí mismas’.

Puede que tú también necesites bajar el ruido y escuchar qué sientes y qué quieres en tu vida.

Solo así vas a alinear conocimiento, habilidades, talentos y experiencia personal y profesional para ponerte a crear tu proyecto, tu futuro.

Porque, aquí viene la buena noticia, que ahora tu valor percibido sea bajo, o nulo, no significa que no puedas elevarlo y dispararlo hasta donde tú decidas hacerlo.

Así que vamos a adoptar un lenguaje práctico e incisivo, trabajando con conceptos del marketing, la psicología y la comunicación.

Eres un embudo de venta.

Tú, sí, tú.

Pablo Domínguez: 'En lo personal y en lo profesional conservas valor en tu vida directamente proporcional al que proyectas al exterior'. Clic para tuitear

 

¿Y esto qué significa?

Tres cosas:

La primera: el cómo te hace sentir tu situación personal y profesional, en este instante, es el mejor diagnóstico para saber si tienes trabajo, y cuánto, que hacer en tu vida, en términos de calidad y cantidad. Las emociones nunca mienten.

La segunda: si sientes inconformismo, enhorabuena, es el carburante más poderoso para hacer que tú, el motor de tu propia vida, se ponga a trabajar para hacer que explote todo tu potencial. Lo más sano que existe es que tengas ambición por mejorarte a ti mismo día tras día.

La tercera: tú decides cuál será tu valor diferencial y cuánto quieres elevarlo; tú decides cómo y a qué altura te vas a posicionar en el mercado.

Ahora bien, acorde a lo que hayas elegido, asume la responsabilidad del rango del desafío y toma la decisión de abandonar todo aquello que sea prescindible en tu vida: amigos, pareja e incluso proyectos.

Todo lo que no te sume, te está restando.

Tienes que ser inflexible si quieres elevar tu valor.

O trabajas para tus sueños o trabajas para los de otro. ¿Qué prefieres?

– «Vaaale, vale, ya entiendo lo que me quieres decir pero, ¿me podrías explicar exactamente…».

- Clase gratis de 20 minutos -

Escala tu negocio desde el diamante que ya eres

Al suscribirte aceptas la política de privacidad

 

¿Qué es un embudo de venta?

Es un proceso, que consta de varias fases, mediante el cual las oportunidades potenciales de venta son cualificadas y seleccionadas para convertirlas en oportunidades reales que se consuman en transacciones reales. Es decir, en ventas reales.

¿Te suena?

Este es, ni más ni menos, que el mismo proceso que siguen todos los tipos de relaciones que existen a nivel personal y profesional.

TODOS, sin excepción, estamos evaluando, a cada instante, qué seleccionamos o qué descartamos de lo que hay, o no, en nuestra vida.

Lo haces tú y lo hacen contigo.

Sí, siento hacerte sentir como un miserable objeto pero eso es lo que eres para el 99% de las personas que han rodeado tu vida en algún momento de la misma y, sí, seguramente ahora también haya personas de estas en tu día a día.

Haz lo posible por detectarlas y echarlas, sin concesiones.

Recuerda: o trabajas para tus sueños o trabajas para los de otro.

Los vampiros vitales y emocionales restan alegría y energía, algo que no te puedes permitir.

Son esos agujeros negros que absorben tu paz y tu energía.

Esa es la cruda realidad.

OJO: doy por hecho tu responsabilidad y sensatez; en algún momento todos causamos esa toxicidad.

Lo bueno es que, hasta si fueras tú la causa, trabajando tu valor personal y profesional, puedes transformarlo.

– «Eh… vale, entiendo, y, ¿cómo aplicamos todo esto de forma práctica?».

Te lo mostraré de forma gráfica empleando la representación de un embudo de venta en marketing y lo desgranaré poco a poco empleando cuestiones sencillas relacionadas con la psicología y la comunicación cotidiana.

Fases del embudo de venta

 

Fases del embudo de venta.

Presta atención a todo lo que te voy a ir explicando porque te aseguro que no volverás ver a tu reflejo, en el espejo, con los mismos ojos, querido producto del sistema.

Atención.

– Cómo funciona en el marketing:

Tengas un proyecto offline o digital, en esta primera capa, tan superficial, es donde se debe trabajar la proyección y aportación de valor gratuito.

En términos offline, esa proyección de valor gratuito parte de lo conceptual, alineando la comunicación hacia los valores de marca para iniciar la generación de emociones que estimulen la conversión del avatar a cliente.

Ese valor gratuito está en la información, destacando sus beneficios, que se facilita en todos los soportes corporativos, optimizados para la conversión, sobre el producto o servicio.

Se ofrecen al usuario soluciones a sus necesidades acorde al estado del proceso de compra.

El producto o servicio hace sentir deseo a quienes lo adquieren más por lo que simboliza que por el problema que resuelven en realidad.

Caso de casas como Mercedes en coches, Apple en tecnología móvil o Rolex en relojes que simbolizan clase, lujo y pertenencia a la élite al ser su público.

En términos digitales, la proyección de valor gratuito está en el contenido: textos, vídeos, imágenes…

Cualquier formato en el que se ofrece contenido de valor a los demás, sin pedir nada a cambio, genera confianza, despierta curiosidad y genera atracción.

Estos tres interruptores mentales son claves para que se pueda disparar, en un futuro, el gatillo de la compra. Sin ellos, no hay ventas.

– Cómo funciona en tu vida diaria:

Imagínate que tienes tu negocio propio, te va bien y, además, eres una persona sociable que sale habitualmente con su grupo de amistades e, incluso, por cuenta propia, conociendo personas nuevas con regularidad.

Bien, en este tipo de situaciones, sobre todo en dinámicas de grupo, se da la situación de que, cuando dominas una materia muy determinada y eres capaz de conducir la conversación hacia ese área de expertise de manera amena y divertida, se proyecta lo que en psicología se denomina el efecto halo.

– «Espera, espera… ¿Qué es el efecto halo?«.

Desde un punto de vista teórico, se dice que el efecto halo es el sesgo cognitivo por el que etiquetamos y valoramos una persona, organización, producto o marca. En base a nuestras creencias nos formamos un juicio y una valoración de sus propiedades y características, a partir de los cuales conectamos, o no.

En la práctica es la primera impresión que tenemos de algo o de alguien; hablamos de efecto halo cuando algo o alguien nos impacta con contundencia, deslumbrándonos y causando algún tipo de seducción.

Sí, hablo de seducción y no necesariamente tiene que ser de índole sexual porque una venta sea en términos personales o profesionales, en realidad, también es seducción, solo que comercial.

Siempre estamos vendiendo, siempre estamos comunicando, lo queramos o no.

Sin embargo, en ambos casos, operan los mismos patrones cognitivos.

Cuando algo o alguien nos deslumbra, automáticamente nos seduce, sea en los términos que sea.

En este caso, el valor ‘gratuito’ que estás proyectando a los demás es tu valor sólido personal y profesional.

Es decir: quién eres.

De modo que, y hablo por experiencia propia, cuando eres capaz de liderar conversaciones grupales, dominando la escena y profundizando en cada idea con precisión y carisma, proyectas una energía y personalidad contundente, generando magnetismo y atracción hacia ti.

¿Por qué?

Porque en el subconsciente del grupo te estarás erigiendo como el líder natural, no porque busques parecerlo, sino porque simplemente lo eres.

De nuevo regresamos al principio básico de una comunicación eficaz: subcomunicar congruencia.

Cuando todo, en tu ser, se alinea: lo personal, lo profesional, tus habilidades, tus talentos, tu experiencia y, en suma, tu sabiduría, te transformas en una persona segura y tranquila que no necesita decir mucho para intimidar, impresionar o ser magnético, sin esfuerzo.

De hecho, cuando eres capaz de intimidar, impresionar y ser magnético por tan solo ser quien eres, será mucho más fácil hacer reír a los demás por dos factores:

El primero es tu propia seguridad y aplomo de león, que te permitirá hacer el indio sin que te importe lo que piense nadie de ti porque tú te lo estás pasando bien.

El segundo es que, precisamente, ese aplomo y esa seguridad hacen que los demás te sigan el juego subconscientemente porque quieren estar cerca de ti y reirán o sonreirán con cualquier gracia por liberar esa tensión cognitiva del subconsciente.

Cuando a ello se añade el dominio de una materia, en el momento en el que esta tiene que ser defendida, esa persona se transforma en un huracán contundente e incontestable.

Siempre pongo como ejemplo a uno de los más grandes sabios de España: Mario Alonso Puig. Es alguien cuya sabiduría le precede y le ha convertido en una de las estrellas del desarrollo personal inspiracional que, es, precisamente, el más poderoso activador de acción que existe.

En cada una de sus charlas causa ese efecto halo tan embelesador y de capacidad tan catártica que hace que, las personas que de verdad conectan con él, al salir de las salas donde realiza sus ponencias, sientan que les ha marcado un antes y un después.

En síntesis: cuando proyectas, desde la esencia de tu alma, toda la fuerza de tu valor con carisma, en cualquier entorno, el efecto halo es inevitable y, con él, captamos la atención personal o profesional. Bien trabajado y empleado, puede abrirte las puertas y los caminos que, prácticamente, se te antojen dentro de tu rango de influencia.

Por aquí, en el dominio de los grupos sociales, se inician las relaciones, sean de índole personal o profesional, y solo es una primera toma de contacto, ¿entendido?

 

Interés.

En la capa anterior proyectábamos nuestra comunicación hacia ‘todo el mundo’.

Desde ahora empezamos a seleccionar nuestro entorno, decidiendo, a partir de la toma de acción consciente, a quién le permitimos, y a quién no, la entrada en nuestra vida más personal porque estaremos cualificando, con sutileza, a cada persona.

Cada nueva capa, en sí misma, es un nuevo filtro relacional y de valor sólido, que al final te explicaré qué es con exactitud.

Dicho esto, hablando del interés real hacia ti:

– Cómo funciona en el marketing:

Aquí comenzamos a filtrar y validar el interés de las personas en uno mismo.

En términos offline, se trata de las pruebas, muestras, sorteos, juegos, retos, promociones u ofertas gratuitas a cambio de que el avatar entregue una vía de contacto, pudiendo ser el teléfono o el correo electrónico, según sea el escenario comercial.

Es decir, tu lead magnet offline.

Su misión exclusiva, al igual que el digital, es resolver objeciones del potencial cliente, posicionándonos como referencia en su subconsciente, de cara a potenciales futuras compras.

Aquellos usuarios que intercambien sus datos por tu lead magnet, sea online u offline, te están gritando que tienen un problema ¡que tú le puedes resolver!

Tú tienes la solución que ellos necesitan, tan solo tienes que ganarte su confianza y hacerles una oferta irresistible.

Algo que, en el ámbito digital, puedes explotar de forma automatizada, indistintamente de que sea negocio online u offline, con un embudo de email marketing que te explico, paso a paso, en otro post. 😉

Porque, claro, nadie te va a comprar por tu cara bonita, sin antes demostrarle nada.

En términos digitales, el patrón psicológico opera exactamente igual, solo que con productos y reglas digitales.

En tu proyecto puede bastarte con un único lead magnet, pero perfectamente podrías implementar dos o tres.

De esta forma proyectarás, incluso, mayor confianza. Cuestión de pensar.

– Cómo funciona en tu vida diaria:

Toda vez que, en dinámica de grupos, captas la atención, siempre hay una persona en concreto de ese grupo que te interesa particularmente porque, de lo contrario no te habrías acercado a interactuar, tanto si hablamos de negocios como si hablamos de cuestiones de vida privada.

La proyección de confort, confianza y reputación en grupo permite pasar con facilidad a la toma de contacto más directo con esa persona y buscar, sea en ese momento u otro día, la clásica comida o tapeo, unas cañas o un simple café para testar y validar el terreno.

Insisto, validar.

Tú tienes que tener clarísimas tus prioridades.

En esa primera quedada aparte, sea con carácter de reunión laboral o encuentro más de índole de vida privada, lo que se estará produciendo en términos psicológicos será una validación mutua de valor e interés.

En términos de marketing personal es exactamente el lead magnet, el gancho, que permite trabajar en la escalada de la relación que se está generando.

– «Para el carro un momento, ¿marketing personal?».

Chico, chica, siempre estás comunicando, ergo siempre te estás vendiendo.

Lo quieras o no, te guste o no, tanto la toma de acción como la dejadez, en ambos casos, son decisiones.

Así que insisto, sea reunión de carácter laboral o de índole privada, siempre tiene que haber unos objetivos porque, en realidad, siempre existen en tu mente.

Ahí es donde se alinea tu valor sólido, personal y profesional, con tu acción y determinación para conseguir lo que quieres.

Ojo, no se trata de manipular a nadie, sino sencillamente de asumir el mando único de tu vida.

O gobiernas tu vida conscientemente tomando acción de forma responsable, o los demás te gobiernan a ti.

Tu nivel de desarrollo personal y profesional determinará de forma directa y proporcional quién tiene el poder de tu vida, si tú o el mundo exterior.

No sé tú, pero yo me niego a ir a la deriva en mi día a día, que es como va el 99% de personas en el planeta.

Por cierto, adivina qué porcentaje de personas en el planeta ostenta más del 50% de la riqueza mundial.

Sí, ese otro 1%.

Por algo será, ¿no te parece?

La vida pertenece a quien se atreve a tomar acción en todas las áreas de su vida de manera consciente, trabajada y premeditada.

Nunca es tarde para empezar a tomar acción.

O te construyes o te destruyen.

Así que dime, ¿quieres ser un velero o el barco a motor?

 

Deseo.

– Cómo funciona en el marketing:

¿Cuál es la diferencia entre la fase de interés y la de deseo?

Bien, si después de recibir el lead magnet el avatar sigue ahí, mirando tus contenidos y valorando tu propuesta de valor, es señal inequívoca de interés real validado que, ahora, está transformándose en deseo.

El avatar quiere que le soluciones el problema, ahora restan por eliminar objeciones para que compre.

De manera que, sea marketing online u oflline, prosiguiendo con la aportación de valor, por un lado pasas a profundizar en la proyección de los beneficios de la solución concreta a los problemas específicos de tu cliente ideal.

Por otro, anticipas a las mismas mostrando respuestas a las preguntas frecuentes.

En el momento en el que elimines todas las objeciones, su confianza en ti materializará automáticamente la compra, que es la siguiente fase.

– Cómo funciona en tu vida diaria:

Si tras la primera toma de contacto particular todo continúa fluyendo, es el momento de conducir la dinámica hacia la zona de confort desde la que iniciar la escalada hacia el objetivo que tú vas persiguiendo mediante nuevas reuniones.

Insisto, todos somos humanos y todos tenemos un objetivo con cada nueva interacción, sea del tipo que sea.

El problema es cuando queremos negarlas u ocultarlas, por miedo a lo que piensen los demás de uno cuando, en realidad, siendo honesto y asertivo, no hay por qué esconder absolutamente nada.

Con una toma de acción consciente, honesta, sólida y congruente, puedes ser 100% natural como persona y como profesional.

No pasa nada.

Eso sí, recuerda:

Si te dejas llevar, pierdes y, si te emocionas, también pierdes.

En los negocios y en las relaciones siempre gana el tiburón.

Es decir, triunfa aquella persona que sabe dominar la proyección de su valor sólido, de forma que sea capaz de conducir permanentemente la interacción por el camino que le interesa y no al revés.

¿Cómo? Simple: has de estar dispuesto a irte en todo momento.

Es decir, partiendo de tu claridad de ideas, prioridades y objetivos, en el momento en el que las cosas no fluyan como tú quieres, te marcharás.

Se trata de no conceder tu ‘poder’ porque un empresario no lo cede ni antes ni después de vender.

Esa es la actitud que tienes que tener:

Tu vida es tu empresa y, lo mismo que la empresa tiene departamentos y objetivos, tu vida también: la personal y la profesional.

De modo que, con esta actitud y esta aptitud de desarrollo total en todas las áreas de tu vida, manejarás cada situación.

Al hacerlo subcomunicarás que estás en posición dominante sin necesidad de decir una sola palabra.

De nuevo, vemos cómo la toma de acción nos lleva a asumir el control de nuestra vida como consecuencia de ser una persona con iniciativa en todas las áreas de su día a día.

Tener un proyecto que funcione nos mantiene en nuestro centro de poder o, dicho de forma más coloquial, centrados.

Ambas expresiones representan exactamente lo mismo, pero en las etapas formativas se pasa por alto cuando es la clave que posibilita el correcto y total desarrollo del niño en el futuro, permitiendo que sea capaz de asir las riendas de su vida desde el minuto uno y no los treinta años, como me ocurrió a mí.

En suma, al gobernar tu vida no solo te empoderas sino que, además, despiertas magnetismo hacia ti y, mira por donde, el magnetismo es deseo de participar en tu vida porque es plena y estimulante.

Tienes un valor sólido que aporta cosas de interés y soluciones relevantes a los demás.

Ten algo que aportar, bien trabajado, y generarás el deseo natural en los demás hacia ti.

De este modo validarás tú a los demás, no serán los demás quienes te validen a ti.

Mirada de mujer de ojos azules y penetrantes, frontal y directa

- Clase gratis de 20 minutos -

Escala tu negocio desde el diamante que ya eres

Al suscribirte aceptas la política de privacidad

 

Acción.

– Cómo funciona en el marketing:

Cerrábamos la fase anterior diciendo que en el momento en el que se eliminaran todas las objeciones, se materializaría la compra.

Huelga decir que la materialización de la venta es la conexión de la solución con la mente de la persona que tiene el problema, partiendo de la base de la confianza que tiene la persona en el profesional o marca vendedora.

Ergo, la venta es consecuencia de proyectar transparencia, valor, honestidad y sobrada eficacia a la hora de resolver el problema que tiene la persona con la que estamos tratando.

Si te armas de valor, todo lo demás es consecuencia de ello.

No hay secreto, es muy simple.

La vida es simple, somos nosotros quienes nos la complicamos.

– Cómo funciona en tu vida diaria:

Llegados a este punto, si hemos hecho bien el trabajo en la fase de deseo, que la otra persona decida tomar acción es algo que fluye.

Es consecuencia de una escalada natural, suave y de calidad.

Se percibe en el momento en el que notas que ambos estáis en el mismo punto de emoción y vibración tan elevada que es simplemente inevitable que la acción fluya con naturalidad, tanto si se trata de una venta, como de la firma de un contrato, como de iniciar o profundizar en una relación.

La acción es un simple intercambio de energía como consecuencia del agradecimiento por el valor y, sobre todo, la confianza aportada a la persona con la que estás interactuando.

Ambos disfrutan de lo que entrega y de lo que recibe, por igual, por el equilibrio natural de las cosas.

Así que, recuerda esto: tiene que existir un equilibrio perpetuo, en todo momento, para que las cosas funcionen.

Y sí, a todos nos gusta la acción, pero recuerda que sin valor que aportar no habrá acción ninguna.

De hecho, por no haber, no habrá, ni siquiera, atención… que es la primera fase del embudo de venta.

¿Entiendes? Todo inicia por el valor que existe dentro de ti, sin él no tendrás nada que hacer.

Desde dentro hacia fuera se vive mejor.

Si no hay nada dentro de ti, no habrá nada fuera de ti.

En cambio, si tú mismo llenas tu interior de valor, tan solo es cuestión de tiempo que te pongas a trabajar en la creación de las condiciones que harán tu éxito tan inevitable como inexorable.

Y, una vez más, crear esas condiciones que harán tu éxito inevitable ocurrirá solo cuando tú empieces a tomar acción en tu vida, responsabilizándote de ella.

Nadie te debe nada, nadie tiene por qué hacer nada por ti.

Así que, si quieres una mano que te ayude, al final de cada brazo tienes una.

Rendirse nunca es una opción, ¿queda claro?

Trabaja en ti y la acción terminará llegando a tu vida como consecuencia de ese trabajo.

 

Retención.

– Cómo funciona en el marketing:

Bien, llegamos a un momento clave del embudo de venta.

Si tu valor es realmente sólido en aquello que aportas al mundo, sean servicios o productos e, incluso, ambos, terminarás generando ventas recurrentes.

Es decir, lograrás que quien te ha comprado una vez, vuelva a comprarte por el valor que le aportas porque, además de resolverle un problema, podrás resolverle otro complementario o paralelo.

Es más fácil volver a venderle a la persona que ya confía en ti que generar confianza en otras personas nuevas.

Lo difícil no es conseguir una venta, sino seguir vendiendo una vez que ya has vendido.

Digamos que es un principio básico psicosocial que está operando siempre, tanto en la vida como en los negocios: la doble validación.

Si eres realmente bueno, no solo tendrás objetivos iniciales, sino que también tendrás objetivos recalculados.

Sí, este es el principio del retargeting: no solamente vender volviendo a impactar a aquellos potenciales clientes que han escapado de tu embudo de venta, sino volver a impactar a aquellos que ya están dentro porque nunca dejan de ser objetivos.

Si en esta estrategia de retargeting logras, no solo vender sino, retener, será señal inequívoca de que tanto la estrategia como tu valor es óptimo y todo está completamente validado, lo que a su vez continuará atrayendo más y más ventas; más y más clientes.

– Cómo funciona en tu vida diaria:

¿Has conseguido el objetivo que querías?

ENHORABUENA, eso es realmente de ganadores: ir a por lo que quieres y materializarlo, sin concesiones ni miramientos.

Tú ya sabes que solo te empoderas a través de la toma de acción, trabajándote y creciendo día tras día tanto en tu vida como en tu proyecto.

La vida es un ‘videojuego’ que consiste en ir pasándose pantallas, literalmente.

Cuando lo concibes así, todo es infinitamente más divertido y pasas, no a trabajar, sino a disfrutar del qué, del por qué y del para qué.

Tú estás en el centro de tus objetivos, de tu plenitud y de tu desarrollo y, ¡eso es magnífico!

Bien, una vez que ya tienes lo que querías, ¿cuál es el siguiente reto o desafío?

Pues simplemente mantenerlo, retenerlo en tu vida tanto tiempo como sientas que quieres o debes hacerlo.

Es decir, situarte tú en la posición de poder de las cosas, de las circunstancias y de las diferentes situaciones que la vida te va a ir poniendo por el camino.

De este modo, serás tú quien fluya con todo lo que hagas y vivirás en la inspiración permanente para tomar acción, lo que subcomunicará tu empoderamiento y liderazgo global.

¿Cuál es la clave y la esencia de poder mantener lo que quieres en tu vida?

Pues algo tan ridículamente redundante como que tu valor sólido esté a la altura de lo que has conseguido en tu vida porque, si no, igual que ha llegado, se irá.

¿Por qué?

Porque no puedes proyectar al mundo, al menos de forma sostenida y congruente en el tiempo, aquello que no eres.

Tu esencia está ahí y no la puedes cambiar de un día para otro.

De modo que, si no estás a la altura de las personas, del trabajo, de las situaciones a las que has conseguido llegar, igual que se han materializado, se volatilizarán.

Te lo dice alguien que sufrió esto de manera permanente en su vida, hasta que a principios de agosto de 2020 decidió que no le volvería a ocurrir ni una vez más.

Redoblé los esfuerzos en el trabajo que ya estaba haciendo en mi vida y me impulsé hacia el lanzamiento y puesta en marcha de la facturación con el proyecto, costara lo que costara y llevara el tiempo que llevara.

Y aquí me tienes, siendo el líder de mi propia vida.

Entendí que el poema de William Ernest Henley, poderoso espíritu de la película e historia de Invictus, es la esencia de la vida:

«En la noche que me envuelve,
negra, como un pozo insondable,
le doy gracias al dios que fuere,
por mi alma inconquistable.

En las garras de las circunstancias,
no he gemido, ni he llorado.
Bajo los golpes del destino,
mi cabeza ensangrentada jamás se ha postrado.

Más allá de este lugar de ira y llantos,
acecha la oscuridad con su horror,
Y sin embargo la amenaza de los años me halla ,
y me hallará sin temor.

No importa cuán estrecha sea la puerta,
ni cuán cargado con castigos el pergamino,
Soy el amo de mi destino,
Soy el capitán de mi alma«.

Este carácter inquebrantable solo se lo vas a impregnar a tu alma si agarras el toro de la vida por los cuernos para asir el mando de tus días definitivamente mediante el emprendimiento.

No nos engañemos, vivimos en una sociedad en la que la única forma de ganarse la vida con cierta seguridad es hacer lo que sabemos hacer.

Hacer lo que hemos venido a hacer, explotando todo el potencial y los talentos que tenemos.

Seas quien seas, tú eres tu propia mina de oro y la puedes explotar, multiplicando tu valor mediante el infoemprendimiento, que es como yo puedo ayudarte.

Solo así tu valor sólido va a ser lo suficientemente estable, rocoso y con capacidad de difusión como para no volver a perder lo que consigas.

 

Afiliación.

– Cómo funciona en el marketing:

En este apartado hablamos de eso que toda la vida se han llamado comerciales, que a cambio de generar ventas materializaban un porcentaje.

Ya tienes el producto, ya tienes el embudo y ahora ofreces beneficios a cambio de la generación de ventas a tu programa.

Es fácil, sencillo y te libera de estar encima de las ventas mientras tienes a personas trabajando tanto para ti como para sí mismas, vendiendo ese buen producto que también les retribuye beneficios.

Gana el cliente, gana tu comercial y ganas tú.

Triple WIN. Todos contentos.

Pues por cada proyecto puedes y debes generar tus programas de afiliación porque te van a dar muchas alegrías.

Si tienes clientes contentos que hablan bien de ti, ganas reputación y las ventas terminan apareciendo desde donde ni siquiera imaginabas que fuera posible que vinieran.

Como ves, al final, todo es consecuencia de la aportación de un valor sólido, estable y elevado.

¡La vida no tiene secretos!

Tal vez suene redundante, pero, por si no te has dado cuenta, vives en un mundo de personas.

Trátalas como tal y la magia aparecerá.

– Cómo funciona en tu vida diaria:

Pues es tan simple como empezar por el nivel vibracional y energético que tienes.

– «Eh, Pablo… ¿qué porras significa eso?».

Vale, traduzco al castellano que esto tiene que ver más con lenguaje espiritual.

¿Te has dado cuenta de cómo te sientes cuando estás en un estado de plenitud y felicidad?

Sientes como que flotas, como que vuelas, estás muy arriba, vives en paz, no necesitas nada ni a nadie para disfrutar el momento porque ya tienes eso que soñabas.

Esa emoción te está haciendo vibrar muy arriba y es, justamente, de la que te hablo.

Esa es la que necesitas en todo momento para que el embudo funcione, fase a fase, en tu vida diaria también a la hora de relacionarte con los demás, sea en términos de negocios o de la vida privada.

Te fijarás que vivir en ese estado permanente es fácil cuando tienes un proyecto que va bien.

Cuando las cosas van bien, todo lo que te rodea cada vez va a más y más porque tú vas a más con ello.

Haces bien cada pequeña tarea y consigues que el proyecto vaya viento en popa.

Aquí ocurrirán dos cosas:

La primera es que aparecerán los famosos haters.

Todo el mundo desea que te vaya bien, pero no mejor que a ellos.

Cuando te eleves por encima de la media, a estos últimos a los que tanto les molesta tu éxito, te estarán esperando para atacarte y criticarte hagas lo que hagas.

Así que céntrate en ti y en tu proyecto; en lo que estás haciendo.

No permitas que aquellos que no se atreven a hacer lo que tú estás haciendo influyan mínimamente en tu proyecto, ni en tu día a día.

– «Pablo pero, ¿qué tiene esto que ver con la afiliación?».

Simple, que hablen bien de ti es consecuencia de cómo te sientes en tu interior y cómo eso se traduce al exterior en forma del proyecto que has creado.

Sin esa plenitud interior el proyecto no va a funcionar.

De manera que, si funciona, será señal de éxito y, en el éxito, todo se conecta y fluye por sí solo.

El principio básico de la ley de la atracción es que atraes lo que proyectas.

Por ejemplo, cuando ves un grupo disfrutando y pasándoselo bien en la calle, ¿a que sonríes y te gustaría saber el por qué de esa alegría?

Esa alegría se despierta en ti y dispara tu curiosidad. ¿Lo ves?

Una persona exitosa es un imán para todo lo bueno de la vida porque su éxito está fluyendo en su interior.

Eso se proyecta al exterior sobre todo en lo conductual, que es lo que hace que se subcomuniquen tus emociones y, ahí radica la base del contagio emocional a través de las neuronas espejo.

Es la primera ley a cumplir para que cualquier cosa que hagas en la vida funcione, permitiendo que tú como embudo de venta en forma de personas como el embudo de venta de tu propio negocio se generen y funcionen llevándote al éxito personal y profesional.

Por cierto, puede que te estuvieras preguntando qué demonios es el…

Valor sólido.

Aunque ya lo habrás extraído por contexto del artículo, el valor sólido radica en qué tienes que aportarle al mundo y lo asentado e interiorizado que lo tengas.

Obtener los resultados que deseas será consecuencia, proporcionalmente directa, de la cantidad y la calidad de aquello que estés aportando al mercado personal y profesional.

Es decir, elevar el quién eres, el qué haces, el por qué lo haces y los resultados que estés teniendo a su máxima expresión.

Depende directamente del nivel de desarrollo personal y profesional que tengas y de cómo estés impactando a la sociedad.

De ahí vendrá la congruencia total y absoluta a tu personalidad y a tu comunicación relacional.

De ahí viene la seguridad en uno mismo y en el éxito relacional a todos los niveles, en lo personal y en lo profesional.

Por eso, la forma más sólida y segura de crecer es vivir de lo que te apasiona creando un proyecto.

Pablo Domínguez: 'Solo puedes desplegar todo tu potencial emprendiendo con un proyecto que alinee conocimiento, experiencia de vida, formación, talentos y habilidades de forma que ayudes a los demás. Ahí está el cóctel perfecto'. Clic para tuitear

 

¿Qué quiero decirte con todo esto?

Pues mira para empezar:

Pablo Domínguez: 'Sin un propósito de vida no eres nadie'. Clic para tuitear

 

Sí, entiendo que la frase, así suelta, puede resultar chocante pero es que no voy a lo que los demás piensen de ti, sino a lo que tú mismo piensas de ti.

Estoy bombardeando tu autoconcepto.

Tu mundo externo me da igual porque lo que importa está en cómo te sientes contigo, ¿entiendes?

De hecho, si al leerla has pensado más en los demás que en ti, tienes un problema.

Aquí hablamos de crecimiento interior en todo momento y es algo que implica centrarte en ti, pasando olímpicamente del mundo.

Creer y sentir en algo con tanta energía y determinación que te dejes los cuernos trabajando por y para eso 24/7.

Conectarás con algo que sea tan descaradamente grande que por sí solo te inspirará para trabajar en ello.

A esta vida llegas solo y de ella te vas solo.

Así que este es un viaje que haces tú.

Tú y nadie más.

¿Que qué es el propósito?

Te lo expliqué en mi primer post en el que te contaba cómo crear tu camino.

Te han hecho creer y sentir un inútil.

¿Vas a permitir que el tiempo les de la razón?

¿O vas a ponerte a trabajar para que sus palabras les estallen en la puta cara y a quemarropa?

Te han dado un regalo en forma de vida y es para vivirla, no para malgastarla.

¡Ábrelo de una vez!

Toma acción, emprende tu camino y pasarás a dominar tu vida.

Te garantizo que cuando dominas tu vida, nada vuelve a ser igual.

Nadie vuelve a tratarte igual.

Ahí es cuando empezarás a ‘intimidar’ porque estarás dejando clarísimo a todo el mundo que el mundo es tu alimento y que vas a exprimirlo hasta la última gota.

Los demás tan solo tienen la opción de subirse a tu barco o apartarse de tu camino.

¿Entendido?

A partir de ahora quiero que te pongas a trabajar en ti, en tu vida.

Busca tu propósito, busca aquello que te haga temblar solo de pensar en las proporciones tan grandes del sueño a por el que vas a ir porque, escúchame bien: lo que no te reta no te cambia.

Es todo por hoy.

¡Espero haberte sido útil!

¿Quieres más? Te veo en el mentoring.

Mientras tanto, ¡te espero en el siguiente post!

Os veo dentro, un fuerte abrazo, creadores.

#CrearEsGanar⚡🚀

- Clase gratis de 20 minutos -

Escala tu negocio desde el diamante que ya eres

Al suscribirte aceptas la política de privacidad

error: Contenido protegido.

Pin It on Pinterest

Share This