fbpx

Queridas agencias de marketing digital, los pequeños negocios no pueden permitirse el lujo de perder dinero con cosas que no venden.

Me explico: la misión de una página web tiene que ser la de generar negocio porque, si no…

¿Para qué leches querrías una web?

Lo último que quieres tener es un escaparate corporativo donde el mensaje sea «oh, mírame, qué guay soy y qué cantidad de títulos y credenciales oficiales tengo«…

NO.

Olvídate de webs con apartados estáticos. Todo debe fluir.

Y, por favor, jamás comuniques en base a las características técnicas de algo que únicamente entienden aquellos que desarrollan ese trabajo. Tu cliente ideal no entiende los tecnicismos.

Hablar de eso, así, es como pretender venderle a tus iguales; como si un mecánico sólo le arreglara coches a otros mecánicos que saben hacerlo con sus propias manos.

No tiene sentido.

El contenido y discurso de una web debe ser simple, sencillo y comprensible tanto para un niño de ocho años como para un anciano de ochenta.

Debe ser dinámico y basarse en los beneficios que tienen tus productos y servicios para tu cliente ideal, al que realizarás llamadas a la acción.

Habrá quien me diga:

– «Pero a ver, Pablo, si eso es de primero de marketing».

Correcto. Entonces, si lo sabemos y lo entendemos, por favor que alguien me explique…

¿Por qué se sigue comunicando de cara al cliente como si se le hablara en sumerio?

Y luego otra cosa.

¿Por qué aún hay agencias de marketing digital que dicen una cosa y hacen otra distinta?

Pablo Domínguez: 'No es congruente tener un listado determinado de servicios, sin aplicarse esos servicios a uno mismo'. Clic para tuitear

 

Me apena ver cuántas agencias, cuya web sigue la línea expuesta, ofrecen, por poner un ejemplo, servicios de publicidad en redes sociales y, cuando analizas sus cuentas corporativas, te das cuenta de que no hay una línea editorial con objetivos de venta definidos con claridad, a partir de lo que desarrollar su estrategia de contenidos.

Y digo más: observas su comportamiento y te das cuenta de que hacen seguimientos masivos, sin ton ni son…

¡Para captar clientes! 😶 (?)

Que yo me pregunto, quienes hacéis esto…

¿Cómo pretendéis generar confianza y atraer más clientes si no paráis de dar palos de ciego?

Alguna vez acertaréis, como cualquier reloj sin pila da siempre dos veces al día la hora correcta, pero no avanzaréis, ni creceréis de verdad, como podríais llegar a hacerlo, caminando con una dirección concreta, para destacar con autoridad.

Para eso hay que estudiar, desplegar y ejecutar estrategias de venta congruentes basadas en el principio de relevancia, para empezar.

No puedes esperar ser importante si no empiezas por trabajar en ser relevante, resolviéndole un problema a alguien.

La vida nunca se equivoca.

Si, además, quieres dar un salto cualitativo, empieza por conectar lo que llevas dentro, eso que te apasiona y te mueve, con ese problema que tú sabes resolver y que se está demandando en el mercado.

Ahí, ofrece tu solución, tu método, y proyéctalo en forma de discurso dirigido hacia tu avatar.

Es más sencillo de lo que parece, lo que no quiere decir que sea fácil. Hay que trabajarlo, por supuesto.

Esto va de resolverle problemas a la gente y, adivina qué:

¡Lo que más abunda en la sociedad son problemas!

Lo que ocurre es que, para hacerlo bien, hay que dedicarle tiempo, esfuerzo y dinero.

Requiere diligencia.

Sobre todo, tiempo, no siempre es algo que se suela tomar un CEO o director de agencia antes de lanzar, con tiento y meticulosidad.

De hecho, es algo que no se suele tomar nadie porque nos han educado en la filosofía de la inmediatez: «lo quiero para ayer«.

Esa no es forma de construir nada que de verdad valga el riesgo.

Fíjate en la faraónica obra del nuevo Santiago Bernabéu: entorno a tres/cuatro años para culminar la transformación más descomunal, prodigiosa y futurista que haya visto el fútbol y el deporte universal, creando un macro centro multiusos, comercial y deportivo sin precedentes.

Todo por la perenne visión en la gestión de crear y desarrollar pensando siempre en el largo plazo:

1. Se estudia y se interpreta, a la perfección, qué va a demandar el sector en el futuro.
2. Se traza el plan a seguir para tomar las acciones necesarias para crearlo.
3. Despliegue de esas acciones para ejecutar el plan, paso a paso.
4. Consecución de una posición dominante en el sector.

La filosofía del largo plazo, cuando existe la voluntad y la acción sostenida por etapas, en el corto y medio plazo, es la que permite crear proyectos ejemplares y que generen riqueza tanto para uno como para los demás.

Bueno pues, paradójicamente, la inmensa mayoría de agencias de marketing digital son resultado de la cultura de la inmediatez.

Aún así, venden y se sostienen porque la gente en cuanto escucha agencia de marketing digital automáticamente se pone en estado de «sí a todo», sin verificar si de verdad se está poniendo en manos de profesionales capacitados para darle los resultados que desean.

De manera que vamos al meollo de la cuestión que me trae hoy por aquí.

La muerte de la web corporativa.

Hoy por hoy el usuario quiere exclusivamente una cosa: resultados.

Apunto directamente a la responsabilidad: ¿tú o tu agencia tenéis los resultados que tu cliente desea?

Porque los resultados son la prueba del algodón de la categoría profesional y, eso, siempre tiene detrás una metodología específica.

En el marketing digital se desprecia, literalmente, el valor capital de la comunicación, cuando es la piedra angular que sostiene el arco de toda clase de proyectos como consecuencia de emerger de lo más importante: la congruencia.

He perdido la cuenta de las veces que te he hablado del Process Communication Model, del Ikigai o de los arquetipos de marca.

Son herramientas clave para trabajar la comunicación como Dios manda, a partir de lo que armar las fichas de avatar necesarias.

Sin congruencia es imposible cumplir objetivos.

Por tanto, conectando con el inicio, las webs corporativas murieron hace mucho tiempo y, curiosamente, se siguen trabajando.

Siento ser así de crudo, pero…

Pablo Domínguez: 'Para tu potencial cliente eres un cero a la izquierda hasta que le demuestres lo contrario. No hay presunción de valor que valga'. Clic para tuitear

 

Tu cliente no quiere que le hables de ti, ni del listado interminable de títulos académicos que tienes, ni de las características técnicas de lo que haces, ni de lo guay, maravilloso y magnífico que eres…

Quiere saber si vas a ser capaz de resolverle su problema con eficacia.

Ya está.

Así que habla y profundiza en los beneficios de trabajar contigo, con tus productos o servicios haciendo que tu discurso gire en torno al: «¿Qué hay para mí?» de tu avatar.

Tienes que conectar por empatía.

Olvídate del ‘modo lógico’ del que te hablaba antes, con las dichosas características o lenguaje con tecnicismos… o peor, nombres de servicios en inglés que en la mente de tu cliente ideal suenen igual que garabatos chinos: indescifrables.

No.

Que se te entienda claro y se note que quieres ayudar, por favor.

¿Cómo se hace?

Lo cierto es que ya te expliqué cómo trabajar el copywriting de forma inspiracional, pero basta con que navegues por mi web y analices mi comunicación: sencilla, clara y direccional hacia el objetivo marcado en cada página.

No tiene secreto ni dificultad una vez lo entiendes.

La nueva era del marketing.

El corporativismo ya es historia, nos adentramos en la era de la congruencia, la autenticidad y el valor.

Algo que, además, conecta directamente con la necesidad imperativa de trabajar, todos los días y a conciencia, el networking. Sobre todo cuando se empieza, más de dos terceras partes de los clientes entran por contactos directos.

Piénsalo.

La gente está harta de tomaduras de pelo y cazan a un vendehúmos al vuelo, lo que nos exige más a quienes tenemos la responsabilidad, la voluntad y la determinación de querer hacer las cosas bien, de raíz.

Se ha abusado demasiado de la confianza y se ha dejado tirada a su suerte a mucha gente, tras pagar muchísimo dinero, toda vez la empresa entendía que ‘había concluido su trabajo y cumplido su promesa’.

Aunque, ojo, si en un programa existe contenido de calidad y válido para crecer como profesional, la responsabilidad es de quien compra y no aplica en última instancia.

Cuando se da cualquiera de los dos escenarios, llegan los problemas: empobrecimiento, webs que no generan ventas y desorientación respecto a cómo resolver la situación.

¿Consecuencia?

Estamos ante un cambio de era en la forma de hacer las cosas.

La nueva era del marketing hace que todas sus cartas giren entorno a una única cosa: el valor de la solución real que una persona puede entregar.

Eso se tiene que proyectar en las páginas de servicios, por un lado, y páginas de venta de tu mentoría, por otro.

Cuestiones que hay que tocar: puntos de dolor, beneficios, ventajas, metodología, promesa de valor a entregar…

Cosas que, ni de lejos, son ‘corporativas’, son claves trabajadas de manera 100% personalizada, con el foco en ayudar.

Recuerda esto:

Pablo Domínguez: 'Hay una diferencia abismal entre querer brillar y querer crecer'. Clic para tuitear

 

Quien quiera brillar siempre buscará generar destellos donde quedarse a disfrutar como centro de atención; quien quiera crecer agachará la cabeza y no parará, jamás, de trabajar en sus objetivos mientras los primeros se ‘relajan’.

Adivina cuál de los dos logrará más cosas y llegará más lejos. 😉

Bien, pues, en cierto modo, la mayoría de agencias de marketing digital se centran en hacer que sus clientes vivan de destellos. ¿Qué es si no una web corporativa?

Pan para hoy, hambre para mañana.

La verdadera ganancia está en trabajar a conciencia su valor sólido y hacer que los proyectos salgan a rodar aplicando embudos de venta fluidos.

De hecho, como ya te conté en este otro post, somos embudos de venta en lo personal y en lo profesional.

¿Quieres ver de forma gráfica qué es un embudo de venta?

Déjame invitarte a que te suscribas en el siguiente formulario para poder enviarte mi regalo, en las últimas páginas del mismo tienes representado cómo funciona el embudo de venta digital.

- Clase gratis de 15 minutos -

Cómo escalar tu negocio de formación o servicios en menos de 30 días

Al suscribirte aceptas la política de privacidad

 

Estoy convencido de que te ayudará a ganar mucha más claridad.

Ahora bien, si la web corporativa ha muerto…

¿Qué es lo que realmente funciona ahora?

Bien, hora de ir al grano.

Te presento…

 

La estrategia ganadora.

Para empezar, tienes que entender que, en todo lo que hagas en tu sistema digital, tienes que ser direccional; es decir, en cada página, en cada correo, en cada publicación, fija un objetivo con su correspondiente llamada a la acción.

Sólo así irás construyendo tu embudo de venta digital, capa a capa, con un camino muy definido, paso a paso, y congruente hasta los momentos ‘calientes’ de la venta.

Si te descargaste mi regalo, ya lo has visto representado y con claridad.

Antes de llegar a la venta hay que ir educando al avatar y encendiendo, poco a poco, la ‘llama del deseo’ hacia tus productos o servicios en tu cliente ideal, demostrando tu autoridad y conocimientos; es decir, que sabes de lo que hablas.

Es un proceso relacional, como la vida misma; el marketing y las relaciones, en realidad, son lo mismo: interacciones basadas en el valor personal o profesional entre personas.

A partir del momento en el que interiorices esto, todo lo que te voy a explicar te resultará más fácil de asimilar.

Así que, a modo de guía maestra de estrategia de negocios digitales…

¡Vamos allá!

 

Creación de símbolos.

Al igual que un árbol nace de una semilla, comienza a desplegar sus raíces y, entonces, emerge de las profundidades de la tierra, cualquier proyecto que quieras emprender debe ser concebido así.

No esperes alcanzar el éxito con absolutamente nada que hagas si no has empezado a trabajar en ello desde la búsqueda de tu esencia y congruencia; con tu valor sólido (solución que puedes aportar) y autenticidad personal y profesional.

Indistintamente de si sales con un proyecto de marca personal o marca corporativa (siempre recomiendo marca personal de inicio) lo más sensato es que realices un trabajo previo con herramientas que ya conocerás:

1. El eneagrama: te permitirá conocerte mejor, te dará información sobre tu personalidad y forma de ser, lo que a su vez te hará detectar pequeñas pistas sobre la clase de proyecto a crear que más se alinea contigo.

2. El Process Communication Model: en conexión con el eneagrama, te hará entender tu propia forma de ser y de comunicarte; te permitirá expresarte mejor y reforzarás tu identidad para el proyecto que empezará a cobrar forma.

3. El ikigai: con la base de información que ya tienes, conectarás tu personalidad y esencia, quien eres, con tu forma de comunicarte y la idea/modelo de proyecto, a qué dedicarte. Así alcanzarás total congruencia.

4. Los arquetipos de marca: para marca personal es la prueba del algodón de haber hecho bien todo el trabajo anterior. Garantizarás tu autenticidad, lo que te permitirá posicionarte y conectar con tu avatar con mayor facilidad.

5. Tu avatar o buyer persona: es tu cliente ideal. Conocerlo a fondo, con una ficha bien detallada y descrita, podrás proyectar un discurso fluido y sólido, capaz de atraer a quien quieres ayudar.

No obstante, para crear una marca empresarial, estas herramientas también te ofrecerán siempre una guía muy útil de la que extraerás pistas relevantes de cara al trabajo a realizar.

Con este escaneo de identidad, asentaremos los pilares básicos de la marca y los conectaremos con la solución que ofrezcamos al mercado, ante un problema concreto.

Con tu identidad, valores y propuesta de valor clara podemos pasar a trabajar en la…

 

Generación de confianza.

Pablo Domínguez: 'La confianza se genera poco a poco'. Clic para tuitear

 

De entrada es buena idea hacer ‘regalos’ (a cambio de un email), proyectar tus casos de éxito o crear contenido de calidad; en los tres escenarios el objetivo es el mismo: dejar clara tu autoridad, que se note que sabes de lo que hablas.

De la misma forma que no te casas con la primera persona que te cruces, no te comprará nadie la primera vez que visite tu web y te conozca: ambas cosas requieren de procesos relacionales.

Esos procesos son un paso a paso que, poco a poco, hará que una persona confíe más en ti, hasta lograr tu ‘objetivo’. En este caso hablamos de la venta mediante embudos que actúan como filtro de cualificación.

Hay varias formas de trabajarlo que, necesariamente, parten de la publicidad pagada y bien segmentada en redes sociales: pasan por automatizaciones de email marketing, newsletter, webinar o, por último, la fórmula de lanzamiento (PLF).

Y todo ello conduce al centro neurálgico de tu negocio donde, si de verdad quieres vender, tienes que trabajar con estos procesos, tu página…

 

Web estratégica.

Antes de nada, en mi página de servicios de desarrollo web tienes explicado qué es una web estratégica y sus beneficios.

Como ves, una web refleja todo lo que eres y todo lo que haces, tanto si es una marca personal como comercial.

Todas sus páginas tienen que proyectar tus beneficios, los de tus productos y servicios, de la forma más clara, simple y directa posible, trabajándola como si le estuvieras contando un cuento a tu cliente potencial ideal: ‘tu cuento’.

Es decir, le ‘narrarás’ a tu avatar lo que puede ocurrir, de convertirse en tu caso de éxito, al trabajar contigo. Recuerda que, esta narrativa, será un hilo vinculante entre todas las páginas de tu web estratégica.

Huelga decir que recibe el nombre de estratégica porque cada página tiene un objetivo concreto de cara al usuario: que te contacte, que te siga, que se suscriba, que te compre y/o que escoja una entre diferentes opciones.

Esto último, por ejemplo, es lo que ocurre con la página de portada: debe estar diseñada de manera sintetizada, de tal forma que le muestres al usuario todo lo que tienes para que sea éste quien escoja una sola opción.

Para diseñar la estructura de la mía jugué sobre el modelo AIDARA, que ya te expliqué, de la siguiente forma:

Atención.

El primer impacto de la cabecera web es determinante: tiene que quedar clarísimo quién eres, a qué te dedicas y cómo puedes ayudar a los demás; es decir, qué valor aportas al mundo.

Ahí ofrezco una guía gratuita para que el cliente pueda conocerme mejor a mí y al proyecto, generando, de paso, la confianza necesaria en mi potencial cliente como para que desee trabajar conmigo.

Interés.

Despierto la curiosidad posicionándome y dando tres opciones: una gratuita (30 minutos de consultoría) y dos de pago, servicios y mentoring, en orden de lo más barato a lo más caro.

Aquello que sea más caro o más importante, siempre a la derecha. 😉

Deseo.

Genero el deseo de trabajar conmigo al proyectar en la mente de mi cliente ideal los resultados de trabajar juntos: crear el proyecto digital de su vida, con las connotaciones positivas y de responsabilidad que todo ello conlleva en ambas direcciones.

Acción.

Sobre el deseo ya generado, hago una llamada a la acción: «Enséñame cómo«, bajo la premisa de que «crear un sistema que trabaje para ti es un objetivo posible que puedes alcanzar».

Ahí, de nuevo y como en la cabecera, pueden descargarse mi regalo.

Retención.

Momento para generar confianza con un efecto dominó concatenando secciones: porqué deberían confiar en ti, casos de éxito (los que tengas), toma de acción y contenidos orgánicos publicados.

La idea es dejar clara la solidez de tu autoridad.

Afiliación.

Para cerrar la portada, si bien el concepto de afiliación consiste en que otros hablen bien de uno para generar más negocio como si de un comercial se tratara, lo que busca, en el fondo, es seguir generando confianza.

De manera que, basándome en la generación de confianza, de nuevo ejecuto una llamada a la acción a mi regalo –trabajado pensando en que hablen bien de mí-, pero ahora, con un texto diferente que haga que ya se sientan parte de mi comunidad.

Servicios.

En estas páginas debes hilar bien tu argumento de servicios, sobre todo si tienes varios. En mi caso tiene que ver con la estrategia y, si te fijas, es un concepto que está presente prácticamente por toda mi web estratégica.

Plantéate cuál es tu principal argumento de venta y trabaja los textos de manera que sea algo que esté presente, como hilo conductor, en toda tu plataforma digital. Un pequeño gran matiz que te dará congruencia.

 

Mentoría.

La página de venta de tu mentoring.

Acostumbrará a ser larga, tan larga como elevado sea su precio.

Si observas la mía, te darás cuenta de que tiene numerosas secciones muy diferenciadas: deseo, método, puntos de dolor, beneficios, ventajas, quién soy, mi autoridad, qué incluye, para quién es, garantías, compra…

Tantas partes como información sea necesaria dar y objeciones de compra deban ser resueltas.

De nuevo, todo este trabajo de comunicación nace en la hoja de diseño, a conciencia, de tu avatar; ten muy presente siempre la importancia de la congruencia y el principio de relevancia.

Todo gira, siempre, en torno a la solución que estés ofreciendo.

 

Email marketing.

Hace unos meses te expliqué de forma bastante precisa en qué consiste la creación de embudos automatizados de email marketing. Si te fijas, te resumo cómo opera en mi página de servicio de automatizaciones.

Bien trabajado, junto con tu web estratégica, es una herramienta bastante potente que te puede permitir impulsar tu negocio al ‘delegar’ cierta interacción con tus clientes, liberándote de tiempo para trabajar en aquello que consideres más importante.

Además de automatizarlo, cuando pasen por todo el embudo, también es muy buena opción hacer envíos semanales desde tu newsletter, donde le contamos novedades, nuestro día a día profesional, alianzas, logros o cualquier cuestión que consideres relevante para la persona a la que podemos ayudar.

Tenemos lo que a esa persona le interesa, con que, recorriendo camino inspiramos acción en los demás.

 

Redes sociales.

Es necesario dar unos cuantos pasos más allá, lejos de lo que hacen no pocas agencias limitándose a crear contenido para redes sociales, propias y de clientes, con el objetivo de crear confianza.

Es un buen principio pero es insuficiente. Como cualquier otro negocio, si quieres llegar a tu público objetivo, tendrás que trabajar, además, tus campañas de publicidad para llegar a tu avatar, tu cliente potencial.

Pablo Domínguez: 'Si te limitas a tráfico orgánico, acabarás por cerrar y eso no es lo que quieres'. Clic para tuitear

 

De nuevo entra a escena el principio de relevancia para tus campañas.

Sintetizándolo, si quieres ser importante para alguien, tendrá que ser como consecuencia de resolverle su problema; sea trabajando con él o proyectando todo lo que sabes hacer para que trabaje contigo.

Esa es la verdadera misión de las redes sociales: ayudarte a conectar con tu público objetivo.

Para ello tienes dos vías: publicidad y contenido orgánico.

Trabaja las dos.

¡Ah! Por cierto, cuando te vayas a lanzar a redes sociales, te recomiendo tener en cuenta los principios fundamentales para crear engagement.

Son pequeños detalles que te facilitarán las ventas.

 

Publicidad.

Siguiendo con el hilo de lo expuesto en el apartado anterior…

¿Cómo aplicamos buenas campañas de publicidad?

Atraer a tu cliente ideal es el arte de proyectar de la forma correcta tu valor, pero es algo que se ha de hacer en varias etapas, varios pasos que permitan que la confianza se vaya generando progresivamente.

La misión de la publicidad en redes sociales exclusivamente es hacer que tu avatar, que tu cliente ideal, haga clic en el enlace al que rediriges con el objetivo de que se suscriba: a tu newsletter, a una masterclass o a una formación gratuita en varias clases, donde aportarás valor y generarás la confianza necesaria antes de realizar una oferta.

Aplica el principio de relevancia para hacerlo bien y lo lograrás.

Ya está.

 

Contenido.

Lo que quieres evitar a toda costa es el efecto rebote.

Es decir, no quieres que alguien que llegue a tu web considere en décimas de segundo que no eres lo que busca y se pierdan visitas para siempre, así, sin más.

¿Cómo evitarlo?

Trabaja en la generación de contenido a partir del principio de relevancia basado en tu avatar.

¿Qué contenido y dónde hacerlo?

Eso ya depende de ti: blog, posts en redes sociales, podcast, YouTube…

Escoge al menos una para empezar y luego ya irás rodando y ampliando a más, poco a poco, con paciencia y perseverancia.

Lo único que está claro es que necesitarás resolver objeciones y generar confianza y el contenido es una de esas vías que te puede ayudar a lograrlo.

Ojo, tal vez aún se pueda vender sin tener contenido, aportando valor directamente en email marketing, webinars o PLF, pero es algo que está empezando a ser condición indispensable: elaborar contenido antes de lanzar para proyectar autoridad y generar confianza.

El único requisito: que te guste generarlo, porque tiene sus horas de trabajo para su elaboración.

Si no, será una tarea que tendrás que delegar.

 

Webinar.

Aquí trabajamos la venta pura y dura, aunque tienes que demostrar tu autoridad y generar la confianza suficiente antes de hacer la oferta o llamada a la acción para una sesión estratégica.

Recuerda es un proceso relacional, no puedes saltarte pasos.

¿Cómo se hace?

Lo primero que tienes que tener claro es el nivel de conciencia, es decir, de conocimientos, que tiene tu avatar sobre el tema que vas a tratar y la oferta que vas a hacer.

¿Cómo se filtra el nivel de conciencia?

A través del lenguaje; verás:

 

Bajo nivel de conciencia.

Es por donde todos solemos comenzar: trabajando y desarrollando webinars largos de en torno a hora y media con la clásica estructura: lo más importante gira en torno a target, promesa, presentación, los tres secretos, resolución de objeciones, bonos, venta y resolución de dudas.

Puedes hacerlo con diapositivas o poniéndote delante de la cámara, en directo o grabado. Lo que importa es la calidad del contenido ofrecido en modo y forma.

El lenguaje que tienes que emplear en este tipo de webinar es apto para todos los públicos. Como te citaba al inicio del post, tanto un niño de ocho años como un anciano de ochenta que no tenga ni la más remota idea de lo que estás hablando deben entender el mensaje con facilidad.

Para eso tienes que emplear palabras y expresiones claras, muy simples y sencillas. Nada de tecnicismos. Estás educando a alguien desde cero y para eso tienes que hablarle con la mayor sencillez y claridad posible.

 

Alto nivel de conciencia.

Estructura rápida de 15 minutos: presentación, pincelada de storytelling, 3 secretos y oferta. Ya está.

Aquí sí puedes emplear tecnicismos propios de la jerga de tu negocio porque estás dirigiendo el contenido y la oferta hacia personas que ya tienen una formación o una idea bastante aproximada del contenido que estás dando.

Por tanto, no necesitas educar, sino mostrar.

 

Claves para ambos.

En cualquiera de los casos, sea webinar corto o largo, hazlo siempre de pie. Esto no se negocia.

Si tienes bloqueo ante la cámara y micrófono, te recomiendo trabajarlo poco a poco, grabado.

Todo esto dentro de un sistema de automatización estratégico que te permita generar más clientes.

Si quieres saber cómo se hace, te lo enseño dentro del mentoring. 😉

 

Product Launch Fórmula.

Puede que ya hayas visto, en más de una ocasión, la clásica forma de lanzamiento estructurada en cuatro vídeos/clases para después terminar haciendo una oferta. Eso sí, no es la única.

¿Te gustaría saber cómo se desarrolla?

Te cuento cómo hacerlo, punto por punto, en el siguiente post sobre la fórmula de lanzamiento (PLF).

El único requisito que necesitas para implementarla con ciertas garantías es contar con un número suficiente de suscriptores. Suelo recomendar aplicarlo a partir de los 1000 suscriptores, a no ser que tengas un músculo financiero contundente, en cuyo caso puedes generarlos vía publicidad.

Si tienes una de las dos variables, o las dos, te recomiendo ponerte ya manos a la obra con él porque puedes sacarle mucho rendimiento.

 

Conclusiones.

De manera que, queridas agencias, la web corporativa ha muerto.

Pablo Domínguez: 'Hacer marketing, el de verdad, tiene que ver con trabajar procesos estratégicos de generación de confianza real, al final de los cuales se plantee una oferta'. Clic para tuitear

 

Y ojo con el matiz, hacer una oferta no es pedir: a la gente no le gusta que le vendan, pero le encanta comprar.

Cuidado con subcomunicar en algún punto necesidad en tu proceso de venta porque la necesidad espanta.

Así que trabajad bien las estrategias basándoos en el principio de relevancia para proyectar los beneficios de trabajar con vosotros, haciendo que los potenciales clientes imaginen el escenario de convertirse en vuestro caso de éxito.

Si además proyectáis los casos de éxito ya conseguidos, la jugada será redonda.

Es todo por hoy.

¡Espero haberte sido útil!

¿Quieres más? Te veo en el mentoring.

Mientras tanto, ¡te espero en el siguiente post!

Os veo dentro, un fuerte abrazo, creadores.

#CrearEsGanar⚡🚀

- Clase gratis de 15 minutos -

Cómo escalar tu negocio de formación o servicios en menos de 30 días

Al suscribirte aceptas la política de privacidad

error: Contenido protegido.

Pin It on Pinterest

Share This