fbpx

¿CÓMO?

¿Que aún no aplicas una estrategia de automatizaciones de mailmarketing en tu negocio?

Pues siento decirte, querido amigo, que no te imaginas la de dinero que estás palmando, desaprovechando un inmenso potencial para secuenciar tu proceso de venta.

«Pero si yo ya estoy vendiendo».

Y yo que me alegro, pero tanto si ya lo estás haciendo como si no, automatizar un embudo de venta a través de correo electrónico tiene ventajas determinantes que no deberías pasar por alto:

En primer lugar, permite calibrar el tono y la modulación de la comunicación al aplicar tanto copywriting como PCM, en modo y forma, adaptándolo a cada uno de los diferentes momentos del estado de venta para, gradualmente, ir generando confianza a través de una concienzuda estrategia de aportación de valor ‘gratuito’, exclusivo para tus suscriptores.

Ese es tu compromiso en tu trabajo para con tu audiencia.

Recuerda que nadie te va a comprar, jamás, si previamente no confía en ti y te siente como la verdadera solución a sus problemas.

Sé que lo sabes, pero recuérdalo una vez más y no lo olvides.

La casa se comienza a construir por los cimientos, no por el tejado.

Respetar las fases y, sobre todo, proyectar que tú tienes lo que el avatar desea, será lo que estimule tus ventas porque atraerás de manera completamente natural.

En segundo lugar, es un sistema increíblemente versátil, capaz de adaptarse como un guante a tu negocio, vengas del sector que vengas.

Te dará una libertad que, si eres nuevo en este mundo del marketing digital, todavía no eres capaz de imaginar.

Podrás jugar con sus diferentes fases, trabajándolas todas o solo unas pocas, dependiendo de lo que encaje con tu estrategia, siempre distinta en cada caso.

Pablo Domínguez: 'Trabajar con automatizaciones de mailmarketing es como multiplicarte, tantas veces como suscriptores generes. Es como si le hablaras, de modo 100% personalizado, uno a uno, a cada potencial cliente'. Clic para tuitear

 

Es brutal.

Imagínate: es como estar en multitud de lugares del mundo a la vez hablándole a todas las personas que podrías ayudar con tus productos y servicios. ¡Habrás creado un bot con tu personalidad que ejercerá de comercial por ti mientras te dedicas a otra cosa más importante!

🤩 ¿¡A que es genial!? 🤩

Podrás multiplicar tu capacidad de alcance y, en consecuencia, la inmensidad de tu potencial personal y profesional, tejiendo redes de comunicación hasta lugares del mundo totalmente insospechados y sorprendentes para ti.

Ahora imagínate que una persona te enseña cuáles son las diferentes fases de ese embudo de venta, las herramientas que necesitas y cómo debes comunicarte con la persona que estará al otro lado de la pantalla.

Bueno, mejor no imagines. ¡La tienes delante! 😊 jejejeje

 

¿Qué son las automatizaciones?

Todo comienza con una acción concreta del usuario, tu avatar y potencial cliente, cuando se suscribe a tu newsletter.

– ☹ «¿Newsqué?»

La newsletter es una lista de difusión de correos en los que, semanalmente, siempre el mismo día concreto de la semana, cuentas cualquier cosa relacionada con tu actividad personal y profesional.

Este envío semanal cobra la función como de un cuaderno de bitácora, un diario de abordo abierto públicamente para tus suscriptores donde además, vas a aportando regularmente consejos.

Es valor sinérgico fruto de tu experiencia, algo muy importante que no está en los libros y que, más importante, te humanizará y proyectará cercanía.

Aunque pudiera ser que, antes de introducir a un usuario en ese diario profesional, te interese que recorra una secuencia automatizada con el objetivo de venderle tus productos o servicios sin que sienta que le estás vendiendo.

De ahí la ‘magia’ e importancia de las fases de venta y de comunicación para generar confianza.

Es, precisamente, desde el punto de vista de la comunicación, mi primera gran vocación vital, desde la que está desarrollado este post.

Nunca más podrás volver a decir que no sabes cómo tienes que conversar con tu avatar y potencial cliente.

Porque es justo de lo que se trata todo el embudo de venta: comunicación conversacional.

😐 «¿Conversacioqué?» 😐.

Jajajaja, ¿lo ves? Justo a esto me refiero.

Aguanta, sigue leyendo, que lo iremos desgranando, fase a fase, más abajo. 😉

En otras palabras, regresando a lo importante, que cuando el usuario introduzca su nombre, apellidos y correo electrónico en el formulario que habilites para ello, se ejecute un disparador que inscriba a esa persona en una lista de difusión concreta, la que a ti te interese, y, simultáneamente, dé inicio, bien a una automatización sencilla de entrega de tu lead magnet, o bien a toda la secuencia completa de automatizaciones que hayas programado como estrategia de venta.

En el primer caso, podrías introducir directamente a tu avatar en la newsletter inmediatamente tras entregarle el regalo; en el segundo, dejar a la herramienta trabajar en la secuencia y, al final, ya sí, incorporarle.

Como ves, cada lista de difusión, aunque pudiera emplearse como marcador de estado –lo cual es incorrecto porque para eso ya están las etiquetas-, en realidad viene a ser un filtro de envíos de contenidos diferentes a grupos diferentes de usuarios según su propio comportamiento.

Es decir, a lo mejor no te interesa que aquellos suscriptores que están recibiendo envíos dentro de una fase de venta reciban también correos de campañas masivas, pongamos, del ‘Black Friday’ o de Navidad.

En ese caso los separas en listas de difusión diferentes.

– «Vale, Pablo, pero…».

- Clase gratis de 15 minutos -

Cómo escalar tu negocio de formación o servicios en menos de 30 días

Al suscribirte aceptas la política de privacidad

 

¿Qué es la secuencia de automatizaciones?

Es toda una larga sucesión de acciones automáticas que se disparan cuando se cumple una condición anterior; condición y cadena de acciones que programamos con un secuenciador visual dentro de la herramienta, con la que trabajemos para gestionar el camino de cada contacto dentro de nuestro sistema.

El secuenciador visual es francamente sencillo de utilizar; tremendamente intuitivo.

Basta asumir el rol y la perspectiva del estratega para ‘jugar’ con las automatizaciones a tu gusto.

Este tipo de herramientas, para mí, como te decía antes, son un juguete capaz de asumir nuestra personalidad y ponerse a trabajar por y para nosotros por un coste anual más que asumible acorde a tu situación.

Desde la perspectiva del suscriptor, es decir, lo que realmente le importa a la persona que se dé de alta en nuestro sistema, comportará la recepción, en su buzón de email, del valor gratuito que vayamos enviando, sea vía automatización o vía campaña.

 

¿Qué se puede contener en los correos?

Todo aquello que puedas imaginar que sea de susceptible interés para tu potencial cliente, para tu avatar: textos, imágenes, vídeos, GIFs, etc.

Acepta todos los formatos.

Las posibilidades que tienes de incluir material en esos correos electrónicos son simplemente infinitas, tantas y tan brillantes como seas capaz de imaginar al dejar volar tu creatividad para trabajar tu comunicación, dentro del nicho en el que te encuentres.

Tienes que verlo así: la inmensidad de opciones que te ofrece son capaces de hacer explotar todo tu potencial personal y profesional.

Y sí, digo personal también porque, nunca lo olvides, aquí estás tratando con personas y eso exige cuidar al detalle cada relación que encuentres.

Al hacerlo bien, concienzudamente bien, puede que también conozcas personas que lleguen a tu vida para quedarse.

¡Esta es la magia del marketing y de aportar valor de verdad a la vida de los demás!

Recuerda, siempre centrándote en ser lo que tú quieres ser para así rodearte de manera natural de quienes sientes que de verdad encajan con tu vida y de verdad pueden aportar y sumar.

Pero, volviendo a lo realmente importante:

Pablo Domínguez: 'Indistintamente del tipo de material que emplees, la clave de todo es que el valor que aportes le de a tu avatar exactamente lo que quiere y, además, sepas incluirle lo que necesita'. Clic para tuitear

 

– 🤨 «¿Cómo? ¿No es lo mismo?» 🤨

No, evidentemente no es lo mismo. jejejeje

Por ejemplo, tú puedes querer transformarte físicamente, pasando de ser un ‘tirillas’ a un armario empotrado de dos por dos.

¿Puedo darte la solución que quieres para que lo consigas?

Sí, pero ahora a ti te tocará hacer tú lo que necesitas: ejercicios, buena alimentación y una constancia a prueba de bombas.

Lo mismo ocurre en marketing cuando quieres vender más: ¿puedo darte soluciones para que lo consigas? Desde luego, pero, necesariamente, tendrás que ponerte a trabajarlas porque yo no puedo recorrer ese camino por ti. Tan solo acompañarte.

Como ves: lo que quieres y lo que necesitas es bien diferente.

Incluso si contrataras una agencia para que te hicieran el trabajo, ellos no podrán proyectar tu esencia y contenidos si tú no haces una inmersión total en el desarrollo de tus soportes digitales y tus campañas.

Es decir, en el caso de tu avatar, necesitarás su implicación absoluta, sí o sí, para generar casos de éxito.

Ahora bien, no le puedes decir directamente al usuario lo que necesita porque lo espantarás.

Tienes que respetar las fases de comunicación e ir llevándole, poco a poco, a que lo vea conductualmente para que se motive a hacer su parte del trabajo.

Recuerda hablar siempre de los beneficios, que es lo que él quiere.

Una vez haya comprado, DENTRO, estará lo que necesita para conseguirlo y, tú, estarás ahí para guiarle por el camino correcto.

– «Vale, entendido, hablar siempre de beneficios, pero, otra duda…»

 

¿Cómo lograr que tu avatar interactúe contigo?

Trabaja la comunicación de manera interactiva y ejecuta su proyección de manera desenfadada, como si fuera entre amigos de confianza.

Dale a la redacción de los correos este tono conversacional de preguntas y respuestas.

Lo que las personas quieren es confiar en alguien para sus proyectos profesionales para tener la tranquilidad de que todo irá bien y, eso, necesariamente pasa por proyectar esa confianza aportando valor en cada centímetro cuadrado.

Tal como te escribo estas líneas, ¿vale?

Rétales, en todo momento, por ejemplo, a tomar acción en trainings de varios días en tu secuencia de correos llegada la fase de venta –tranqui, luego profundizamos más en ella-. Hazles hacer determinadas cosas relacionadas con el valor que les vas a aportar para que se motiven.

Los retos, en sus diferentes formatos, son una de las claves que mejor funcionan para generar ese gancho, esa conexión especial con nuestro avatar.

Es algo que tendrás que pensar con mente de estratega, estableciendo una dificultad gradual, para que, poco a poco, cada persona vaya introduciéndose, implicándose, más y más, en el papel, sintiendo ganas y deseo de recibir el siguiente paso del reto para acometer su ejecución.

También puedes usar llamadas a la acción: que hagan click en un enlace, que rellenen un formulario, que te respondan o cualquier cosa que se te ocurra que contribuya a que esa persona se enganche a ti, a tu contenido, a tu marca.

Se trata de generar embajadores de marca que se identifiquen con lo que haces, de modo que, incluso, ejerzan de ‘comerciales’ hablando bien de ti a los demás y estimulando la generación de nuevos clientes, poco a poco, con el método más eficaz de la toda historia de la humanidad: el boca a boca.

Cuando consigas eso se correrá la voz y crecerá tu reputación gracias a tus evangelizadores de marca.

Dos amigos suscribiéndose a una newsletter

– «Ya, Pablo, todo esto está muy bien pero…»

 

¿Cómo se automatiza?

Bien, lo primero que tienes que saber, antes de ponerte a trabajar a fondo en las automatizaciones, es que necesitas tener un buen lead magnet con atractivo y magnetismo suficiente como para convertir usuarios en suscriptores.

– «Eh, eh, frena tío. Antes de nada, explícame…»

 

¿Qué es un lead magnet?

Vale, imagina que te gusta el deporte y te estás planteando apuntarte a ese determinado gimnasio que tanto te atrae, que tanto te llama.

Te asaltan las típicas dudas bombardeando tu mente:

– «¿Valdrá realmente ese precio? ¿Cómo serán las instalaciones? Báh, seguro que lo que cuentan de él no es para tanto…«.

O eso te dices, pero, en el fondo, sientes ese deseo de acudir a conocerlo.

Te gustaría probarlo y, un día, la curiosidad te puede y decides plantarte allí.

Preguntas si sería posible verlo o probar un día y, ¡SORPRESA!, tienes un día de prueba gratis para disfrutar de todas las instalaciones.

Decides tomar ese día, a ver qué tal la experiencia.

Finalmente, te convences. Lo que cuentan está a la altura de la realidad y, lo más importante, del precio que tanto te cuestionabas.

Sí, ya lo tienes claro. Decides apuntarte para disfrutar del entrenamiento que te encanta, en modo y forma.

¿Entiendes lo que ha ocurrido?

Te han ofrecido una prueba gratis para eliminar tus posibles objeciones sobre la validez del producto y, oh sorpresa, lo han conseguido.

Bien, pues un lead magnet es, y consiste en, básicamente esto: contenido en forma de producto gratuito que es, bien una pincelada maestra de todo el producto final, una prueba del mismo, un código de descuento o cualquier cosa que sea susceptible de atraer público.

Al hacerlo ese público potencial se va transformando en suscriptores cuando ofreces algo de valor gratuito a cambio de su email de contacto.

Esa es la función tu lead magnet.

Puede tener la forma y el concepto que quieras mientras case y encaje con tu proyecto digital.

Ahora bien, permíteme advertirte algo que a mí me parece obvio, pero que, constantemente, veo que no se se deja madurar:

Cuando abres un canal de suscripción de mailmarketing, no vas a vender el primer día. Ni la primera semana.

Tal vez lo hagas el primer mes.

Pablo Domínguez: 'El fin del lead magnet es generar confianza y eliminar las posibles objeciones que pueda tener tu avatar de cara a una futura decisión de compra'. Clic para tuitear

 

Tienes que entender este proceso como algo natural, como una carrera de fondo.

No le puedes pedir a la semilla que plantas un día que, al siguiente, te esté dando kilos de fruta, ¿verdad?

Pues esto es igual.

PACIENCIA y TRABAJO.

– «Entiendo, Pablo. y entonces, qué hay de las…».

 

Fases del embudo de mailmarketing.

Sí, ya te veía venir hace rato, amigo. A ti y a tus ganas de ir al grano. 😊 jejejeje

Fíjate cómo te he ido aportando lo que necesitas cuando esto es lo que realmente quieres.

– «¡Pero si lo has hecho justo al revés de como dices que hay que hacerlo!»

Claro, porque hay casos, como este, en los que no te puedes poner a hacer algo si no tienes conocimientos previos y, a este lado de la pantalla, no sé cuál es tu nivel de marketing digital. 🙂

Por tanto, mi obligación es ponerte en antecedentes.

Bien. Antes de ir al grano, tienes que saber dos cosas más:

 

Active Campaign:

¿Recuerdas que te hablaba de crear un bot con tu personalidad para que esté ejerciendo de comercial mientras tú estás dedicándote a otra cosa más relevante?

Bien, pues Active Campaign, es la herramienta que atesora toda esa magia que te permitirá trabajar y explotar todo tu talento.

No es una herramienta gratuita, pero su precio es más que asequible en relación con el potencial tan colosal que atesora.

No, no exagero.

Cualquier otro especialista en él al que consultes sabrá perfectamente la capacidad que tiene para hablar, casi literalmente, con tu cliente y darle lo necesario justo en cada momento sin tú estar pendiente. ¿A que mola?

Venga, pues vamos a ello. Manos a la obra.

 

Dándote de alta.

Accede a la página principal de Active Campaign en español, introduce tu correo y rellena el formulario, escogiendo el mínimo de contactos dado que empezarás desde cero. Si miras los precios, verás el plan Lite, ideal para principiantes. Más que de sobra para comenzar.

 

Código de seguimiento.

Si accedes a tu cuenta en Configuración > Seguimiento, verás que puedes introducir la URL de tu web para monitorizar toda su actividad y, debajo, tienes el script mediante el que eso es posible. Tienes que copiarlo e introducirlo en el header o en el footer de tu página web.

En WordPress existe el plugin Insert headers and footers, muy intuitivo con el que puedes hacerlo. Instálalo y, a continuación, verás como en Ajustes ya te aparece su opción. Accedes a él y en scripts a pie de página lo pegas. Así de fácil.

 

Creando las listas:

Para empezar y hacerlo bien, no es necesario crear más listas que las siguientes:

Fase de venta: contendrá los suscriptores que estén dentro de automatizaciones donde les estés vendiendo algún producto o servicio.

Newsletter: aquellas personas que ya han salido de la automatización de venta, sean o no clientes.

Clientes: aquellos que te han comprado.

Si, además, quieres diferenciar los clientes de diferentes maneras, podrás hacerlo a través de las etiquetas.

Te enseño a trabajar con ellas, y con la herramienta Active Campaign mucho más en profundidad dentro del mentoring, por si te interesa.

¡OJO! Cuidado con importar y utilizar contactos que no te hayan dado su consentimiento explícito para enviarles ningún correo. Una denuncia de algún contacto importado así, podría ocasionarte un problema bastante serio con el Reglamento General de Protección de Datos europeo y, no queremos eso. ¿A que no?

Si ya tienes una base de datos y cambias de herramienta tienes que pedir permiso a tus suscriptores uno por uno para evitar situaciones y sorpresas desagradables.

Sí, puede que pierdas una ingente cantidad de suscriptores por el camino pero tómatelo de la siguiente forma: quienes lo autoricen tienen interés real en ti, por consiguiente es un filtro de validación de contactos para afinar mucho más tus campañas hacia un público objetivo realmente interesado.

En cambio, si estás empezando, no tendrás ese problema. 😊

Pocas cosas hay más bonitas que ir generando, poco a poco, una lista de suscriptores, desde cero, en un buen embudo de venta digital.

Vale, hay millones de cosas más bonitas, sí, pero soy un romántico de la construcción de proyectos, ¿vale? 🤣🤣🤣 jajajaja

 

Creando tu primer formulario:

Dentro de AC ve a Sitio > Formulario. Crea un formulario y emplea los campos nombre, apellidos y correo electrónico.

Añade también el de política privacidad y configura todos los campos para que sean requeridos (obligatorios), pinchando en cada uno de ellos, para que en el panel de la derecha se muestre el panel correcto.

Ahora bien, en la columna de la derecha, arriba, verás Opciones, accede.

Verás que te muestra, en acción del formulario, una ruedecita dentada. Haz click sobre ella.

Se te mostrará un panel para configurar la secuencia de confirmación de suscripción, el famoso ‘doble-optin‘.

Asigna la lista a la que tu avatar se suscribirá al confirmar su suscripción, habitualmente la de tu newsletter.

Deja activada, en verde, la confirmación de la suscripción.

Haz clic en editar el correo de confirmación de la suscripción y ponlo a tu gusto. Verás que con el constructor visual es francamente sencillo.

En acción de confirmación te recomiendo que escojas la opción redireccionar a URL en tu página web, donde le mostrarás a tu cliente el mensaje que te interese.

Una vez lo tengas configurado, guarda y haz click en desencadenar automatización y ya entrarás directamente en la creación de tu primera automatización, la de entrega del lead magnet. Aunque con eso iremos después.

Si quieres aprender a automatizar, que mucho más fácil de lo que imaginas, dentro del mentoring te enseño toda la secuenciación y estructura que necesitas para que vueles con tu sistema, fase a fase. Exactamente la misma que yo aplico para que la adaptes como un guante a tu proyecto.

- Clase gratis de 15 minutos -

Cómo escalar tu negocio de formación o servicios en menos de 30 días

Al suscribirte aceptas la política de privacidad

 

Thrive Leads:

Otra herramienta determinante para captar suscriptores.

Es el famoso ‘pop-up‘ que emerge en el corazón de la página cuando estás navegando por ella, buscando información o leyendo artículos de ese experto que tanto te aporta, con el fin de que te suscribas a su newsletter, empleando la excusa de descargarte -por ejemplo- su guía gratuita, y así seguir aportándote valor.

Bien, pues ese pop-up, es crucial que sea lo más visual posible y que juegue con el atractivo emocional del título del lead magnet.

Título que puede seguir un modelo similar a: «X cosas que necesitas para hacer X» y, a eso, le puedes dar la forma que quieras.

Por ejemplo, en mi caso, el título del lead magnet es «10 claves para crear y dominar tu contexto«. El concepto es sencillo de entender y de aplicar.

Con Thrive Leads puedes conseguir ese atractivo, visual y magnético, de una forma fácil e intuitiva.

Es una herramienta que te permite trabajar ese pop-up con un constructor visual, 100% personalizado, para ofrecer la mejor experiencia a tu avatar.

Por supuesto, permite ensamblar la conexión con la base de datos de Active Campaign para que todos los leads vayan directos a la herramienta.

Thrive Leads es, a mi juicio, el mejor plugin que puedes escoger, cuando estás empezando, por la sinergia entre lo visual y lo intuitivo de su configuración e implementación.

Puedes comprar y descargar Thrive Leads en su página oficial.

Para instalarlo en tu WordPress, ve a plugins, añadir nuevo > subir plugin, lo seleccionas, lo subes y lo activas.

Vendrá con clave de licencia única para tu web.

Ve a la columna de la izquierda a Thrive Dashboard y accedes al License Manager.

Ahí tendrás que introducir el correo con el que compraste tu acceso a la cuenta de Thrive Leads y la contraseña que encontrarás en la página My Accounts & License Keys de thrivethemes.com.

Con eso ya tendrás tu cuenta activada.

De nuevo ve a WordPress en Thrive Dashboard y accede a API Connections.

Ahí podrás introducir la API Key de Active Campaign para vincularlo.

Logos de Active Campaign y Thrive Leads, la sinergia ideal para captar suscriptores

Lo mejor de la sinergia entre Active Campaign y Thrive Leads es que, prácticamente, te permite personalizar al 100%, ajustando a tu gusto todo tu embudo de mailmarketing para exprimir al máximo todo el potencial de tu valor sólido personal y profesional.

Para crear un formulario, accede a Thrive Dashboard > Thrive Leads > botón «Add new» en Lead Groups.

Al hacerlo aparecerá un elemento que podrás configurar en la ruedecita dentada de la derecha; para editarlo visualmente tendrás que hacer click sobre la barra y, en la fila inferior que se desplegará a su derecha, pincha en «Edit«.

Cuando lo tengas, en esa misma barra desplegada tendrás dos ‘interruptores’ que activar para mostrarlo en ordenador y dispositivos móviles.

Debería resultarte sencillo trabajar con una herramienta tan intuitiva.

En cualquier caso, si necesitas ayuda, te espero en el mentoring para enseñarte todo el proceso íntegro, paso a paso, de la gestión, activación y puesta en marcha de sinergia entre estas dos potentes herramientas.

Ahora sí, vamos con la función esencial que tienen que cubrir las diferentes automatizaciones.

 

Entrega del lead magnet:

Una vez que el avatar haya rellenado el formulario de suscripción a tu sistema de mailmarketing, será redirigido a la página de tu web que habrás creado y preparado para avisarle de que debe ir a su email para confirmar su suscripción.

Es bueno que aproveches para mostrarle el asunto del correo para que, cuando lo vea en su bandeja de entrada, sepa que eres tú.

Asimismo, indícale que tiene que hacer click en el botón el email, con el color particular que hayas configurado, para confirmar su suscripción y avísale de que, en caso de que no vea entrar el correo, revise su buzón de spam.

A veces los filtros de correo detectan como tal lo que no es.

Una vez que haya hecho clic en el botón de confirmación, redirigirás a la persona a una página para darle las gracias por suscribirse y avisarle de que en cinco minutos le llega el regalo que le habías prometido.

Del mismo modo, ahí te recomiendo que, como truco para generar más confianza, si tienes algún infoproducto pequeño, aproveches para hacer una oferta exclusiva para suscriptores a un precio asequible que, por el valor aportado, resulte de compra casi impulsiva.

Ese producto, en marketing, se denomina Tripware, que es un producto gancho que luego ayudará a vender productos superiores.

Te toca a ti pensar cuál de tus creaciones podrías emplear para ello. 😉

Hecho esto, la automatización entregará el regalo prometido, tanto a los nuevos suscriptores como a los que regresen de un periodo de inactividad.

Tienes que cuidar ambos escenarios, aunque se trabajen de manera distinta.

Acto seguido pasaremos a la siguiente fase.

 

Dar la bienvenida:

En caso de que tengas varios lead magnets…

– «Espera, espera, ¿eso es posible?»

Sí, sí… lo es.

De hecho, sería interesante que tuvieras varias formas de captar suscriptores en tu embudo de venta, replicando la primera fase de automatización de entrega del regalo para después pasar a la misma parte de generación de confianza o a otra nueva diferente según tu propio embudo de venta.

Depende de tu caso particular, tu estrategia y tu escenario.

De modo que, como decía, si tienes diferentes lead magnets, lo ideal es que entregues diferentes cartas de bienvenida acordes al contexto por el que los estás captando.

Pablo Domínguez: 'El principio básico de una comunicación eficaz es la congruencia; sin ella se dispara la disonancia cognitiva y pierdes suscriptores, que son clientes potenciales'. Clic para tuitear

 

Generación de confianza:

Llegamos al apartado más crucial de tu embudo de venta donde tenemos que conectar con el corazón, con el sentir de nuestro avatar.

Es un proceso que realizaremos con correos a lo largo de, al menos, una semana. Día a día.

Recuerda el principio básico de la comunicación, tiene que existir congruencia personal y profesional revestida de cercanía para que aflore tu autenticidad.

Ahí generarás confianza.

– «Vale, Pablo, pero, ¿cómo lo hago?».

Te voy a explicar qué procedimiento empleo yo, en términos de comunicación, y algunos recursos más que podrías emplear para lograr tú lo mismo:

Día 1: en este primer email trato de hacer que mi avatar se sienta bienvenido dejándole claro que, en mis soportes digitales, encontrará contenido de valor semanal que puede ayudarle y, a través de los cuales, puede comunicarse conmigo, que es justo lo que espero que haga para cumplir mi cometido.

Día 2: en el segundo email me muestro tal y como soy contándole mi historia; todo el proceso que he seguido para llegar hasta donde estoy y el precio que he tenido que pagar en el camino, trabajando en la creación de embudos de venta digitales y enseñando a los demás a hacer lo mismo. Esto genera empatía y se proyecta cercanía.

Es buen momento para indicar si tienes algún canal en YouTube o Instagram, un podcast, el propio blog o algo donde aportes más valor.

Día 3: en este tercer email le pido a mi avatar que interactúe conmigo respondiendo a una serie de preguntas en una encuesta para saber sobre qué contenido le gustaría que hablara y cómo puedo ayudarle, transmitiéndome todo lo que sienta. Recuerda que queremos conectar con él para generar confianza y para ello es bueno que él también se implique en la conversación, que es como debes concebir tu estrategia.

Día 4: en el cuarto correo le muestro a mi avatar el artículo que escribí en el blog Inteligencia Viajera, de mi mentor, Antonio G. que a su vez me ayudó a posicionar la web cuando la puse en marcha. Está alineado con mi contenido y, además, hay un artículo académico que redacté para la universidad en mi etapa de estudiante de periodismo donde realmente se ve que se puede llegar a vivir de un proyecto digital propio. Así proyecto autoridad.

Día 5: en el quinto correo vuelvo a insistir con un post, en este caso de mi propia cosecha y más reciente, donde hablo del Process Communication Model o, dicho de otra forma: la importancia y la trascendencia que tiene, no lo que dices, sino el cómo lo dices. Más autoridad.

Día 6: aquí envío un workbook para que la persona se ponga a trabajar y a definir sus objetivos. Qué quiere conseguir y a donde quiere llegar, a través del método SMART. Un empujoncito para que la persona se active y se anime a seguir su propio camino.

Día 7: aquí invito a mi avatar a que me contacte directamente por WhatsApp y, si lo desea, a unirse a un grupo del mentoring Marketing Experience, con más compañeros. Que todos los alumnos/clientes se conozcan entre sí es un punto a favor para generar fidelidad a la marca, sentimiento de pertenencia y, en suma, ese gancho a ti. Como persona y como profesional.

Día 8: dirijo a mi avatar a una página exclusiva para suscriptores, donde les muestro ‘mis instrumentos de navegación’, es decir, las herramientas con las que trabajo en mi proyecto digital, que a mi me funcionan, para que se ahorren tiempo buscando y trabajando. De nuevo, más valor, más autoridad, más confianza.

Como ves, no paro de aportar valor, hacer sentir a mi avatar cómodo y, lo más importante, lo hago todo seguido en una semana para que la persona no solamente disfrute sino que además encuentre material que puede necesitar para crear su proyecto.

Detalle: si te has fijado, en cada uno de los diferentes correos que voy lanzando, al final siempre le dejo algo que hacer para el día siguiente, para mantenerle en estado de activación, y a continuación uso el típico posdata como gancho de generación de intriga para el siguiente correo estilo Netflix: «en el próximo email…».

Se trata de dejar SIEMPRE con ganas de más a tu avatar.

No le prives del placer de echarte de menos. 😉

 

Autosegmentación:

Llega el momento de hacer que nuestro avatar se decante por una opción dentro de la temática que estamos trabajando, al final de la cual encontrará una oferta de uno de nuestros productos o servicios.

Lo haremos continuando el proceso de aportación de valor.

De modo que jugaremos con la comunicación de la siguiente forma.

Ya le has contado tu historia, has hecho que interactúe contigo, has proyectado tu autoridad… y quieres seguir ayudándole.

Ahora bien, es muy probable que dentro de tu público existan diferentes niveles de ‘expertise, por lo que vas a graduar el nivel de dificultad del contenido a tratar, acorde a los diferentes productos y servicios que tienes, de manera ordenada, para secuenciar los trainings que ofrecerás en la siguiente fase del embudo.

– «¿La siguiente fase? ¿Pero no estamos en la de autosegmentación?».

Sí, espera un poco. No seas impaciente. jejejeje

Cuando tengas definido y ordenado el contenido para la creación de los diferentes trainings, cuyo nombre procede de la traducción de entrenamientos, podrás ponerte a redactar este correo.

Antes de entrar en cómo deberías estructurarlo en términos de comunicación, permíteme aconsejarte algo más.

Plantea el orden de esos productos y/o servicios por precio de la siguiente manera: de menor a mayor, llegando a tu infoproducto más premium, y después, descendiendo hasta algo de tu cartera de precios más bajos.

Se trata de usar, en tu estrategia de ventas, los up-sells, hablándole en el siguiente training de un producto superior, y, alcanzada la cumbre, en caso de que no pueda o no le interese comprar nada de lo visto anteriormente, haces down-sells ofreciéndole alternativas más sencillas con el fin de que, cada persona, termine comprándote aquello que encaje con sus necesidades y esté a su alcance.

Teniendo presente que no todo el mundo tiene por qué comprarnos, se trata de hacer que, aquellos que sí necesiten nuestras soluciones, terminen adquiriendo ese producto o servicio que tenemos para esa persona.

Bien, ahora, en lo que respecta al correo:

Háblale de que todo es un proceso que se va superando etapa a etapa, sin prisa, y que al final de todo, cada decisión arriesgada termina valiendo su peso en oro.

Haz que tu camino le inspire y, entonces, disecciónaselo en etapas con tus productos y servicios bajo las directrices que te he dado.

A continuación enlaza esas opciones a páginas con el mismo patrón de redacción que te indicaré a continuación y, en la automatización, haz que el click en ese enlace dispare la automatización del training correspondiente, saltando directamente hacia ella.

Patrón de redacción de las páginas, en tu web, correspondientes a cada training:

Alta confirmada en el training.

Gracias por apuntarte, en los próximos días irás recibiendo los siguientes emails relacionados –lista el asunto de cada uno, uno por uno– con el training seleccionado.

– Al final del mismo te ofreceré la posibilidad de acceder a más contenido de pago en caso de que el entrenamiento haya sido insuficiente para tus objetivos o tienes curiosidad por profundizar más en los contenidos trabajados.

Extiéndete en la redacción de estas páginas tanto como tu creatividad se deje llevar manteniendo esa línea. Ya que lo haces, hazlo bien, ¿no? 🤠

Con esto ya podemos pasar a la fase más divertida, la de venta en forma de trainings.

No te preocupes que, si te quedan dudas, todas las que tengas las resuelvo dentro del mentoring.

 

Ventas:

Recuerda el primer mandamiento de la redacción de textos de venta:

Cuando estés vendiendo, el avatar no debe sentir que le estás vendiendo. ¿Queda claro?

Tú, simplemente, limítate a atacar sus puntos de dolor, que en realidad eran los que tú sentiste en tus inicios, para después pasar a proyectarle los beneficios, desde tu punto de vista, de tu producto o servicio.

¿Cómo hacerlo?

Usando storytelling. Es decir, cuéntale cómo, cuándo, dónde, en qué momento y por qué llegaste a sentir esos puntos de dolor, siendo los que te hicieron reaccionar. De esta forma tu avatar empatizará contigo

Al final, le das la posibilidad, si quiere, de profundizar más accediendo a contenido exclusivo (de pago).

Acto seguido debes comunicarle que no tiene obligación ninguna porque no la tiene de comprarte si siente que la oferta no encaja con lo que necesita.

¿Entiendes lo que está pasando?

Tú sabes que le estás ofreciendo exactamente lo que necesita, pero al mismo tiempo subcomunicas honestidad que, adivina qué, genera más confianza si cabe en la persona al otro lado de la pantalla hacia ti y tu producto.

¿Lo ves? Se trata de conseguir que confíe tanto en ti que, él solito, tomará la decisión de comprar lo que siente que necesita.

Pablo Domínguez: 'En el marketing: los sesgos de la comunicación, la psicología y la analítica operan siempre en tu avatar para discernir la validez de tu oferta. Vence sus objeciones y sentirá que te necesita'. Clic para tuitear

 

Ahora bien, recuerda que tienes que armar una secuencia de correos para un training de, como poco, cuatro-cinco correos.

No obstante, lo recomendable son cinco-seis impactos diferentes en los que, incluso, le expliques algo y le pongas algún ejercicio sencillo para el día siguiente.

Sí, sencillo, porque, recuerda, el marketing no es fácil, pero sí es sencillo.

Tiene la misma esencia de las personas.

Tienes que darles lo que quieren, es decir empatizar con ellas, que se sientan comprendidas, para después incluirles lo que necesitan asertivamente.

De ahí la importancia de secuenciar email a email, paso a paso.

Es como escalar una montaña.

No puedes escalarla de golpe, tienes que hacerlo paso a paso, de manera natural.

Pues esto es igual.

Ya está, es así de simple.

Así que para vender ese producto concreto, cuenta esa parte de la historia de tu vida donde sentías esos puntos de dolor y cómo eso te terminó llevando a tomar acción.

No importa lo extenso que salga.

Puedes dividirlo en capítulos, ¡así trabajan las series!

Así, al final de cada email, puedes cebar diciendo cosas del estilo: «Cuando mañana te lo cuente no creerás lo que ocurrió».

Las buenas historias siempre unen a las personas, no lo olvides.

 

Gracias por comprar:

Más allá de dar las gracias en este punto del sistema, ‘la gracia’ de esta fase de la automatización es la gestión de los clientes.

Es decir, cuando una persona te ha comprado un producto determinado que le resuelve un problema, o parte de él, se le saca de esa secuencia de la automatización.

Pero la cosa no queda ahí porque, claro, ¿y si tienes productos o servicios que puedan ayudarle a pulir más la solución que ya tiene?

Correcto, le pasamos directamente a esa automatización del producto relacionado.

Eso sí, dale cierto margen de tiempo, un plazo razonable según el tipo de producto.

No es lo mismo un curso de diseño básico con Canva de 50€ que una mentoría de miles de euros.

En el primer caso podrás ofrecer, por ejemplo, infoproductos complementarios para crear un logo o algo semejante.

En la segunda opción, si es tu producto premium total, puede interesarte ofrecerle una sesión gratuita uno a uno para que gane todavía más confianza en ti, en sí, y dispares más aún las ganas de ponerse a trabajar.

El contexto te dirá qué es lo más apropiado.

Si te pasas de ‘agresividad’ ofreciendo productos y servicios, puedes provocar el efecto rebote y perder definitivamente a ese cliente, potencialmente interesado en otro producto o servicio más.

Trata de permitir que el estratega que llevas dentro asuma el mando en la creatividad y en la toma de decisiones de este tipo.

 

Gestión de zombies:

Cuando comienzas con Active Campaign, desde cero, tienes esa ilusión ansiosa de generar cientos, miles, de suscriptores. Y eso está genial porque canalizarás tu energía hacia conseguir esos objetivos.

Sin embargo, tan importante es generarlos como eliminarlos.

Me explico: cuando tienes unos pocos contactos inactivos de larga duración, seguramente no te importe demasiado aunque debería pero, desde el primer instante, has de tener claro que su inactividad puede hacerte perder dinero y, evidentemente, no quieres que eso ocurra. ¿Cierto?

Bien, para ello existen automatizaciones que gestionan la actividad de tus contactos, de manera que, en el momento en el que caigan en un periodo demasiado largo de inactividad, el sistema, automáticamente, los da de baja de todas las listas para que no ocupen esas plazas.

Si no controlas esto, a la larga tendrás una lista plagada de contactos inactivos y, eso, es lo peor que te puede ocurrir porque significa, directamente, que estás perdiendo y que vas a perder dinero.

De modo que, así, podrás mantener una base de datos óptima.

¿Cómo se gestiona en términos de comunicación?

Pasado el plazo, que suele oscilar entre 60 y 90 días según el caso, le envías un email a tu avatar preocupándote por su inactividad, por si le ha pasado algo, al tiempo que le pides que interactúe respondiéndote a ese mismo email.

Asimismo, le informas que, en caso de no hacerlo, al día siguiente le enviarás otro correo confirmándole que le has dado de baja en el sistema.

Por supuesto, él podrá volver a darse de alta cuando quiera, pero tú no vas a permitirte perder dinero.

Como ves, no tiene complicación ninguna.

Mujer ideando el sistema de su proyecto

Si quieres aprender a automatizar como Dios manda, te espero dentro del mentoring donde, además, te mostraré, te explicaré y te haré entrega de una herramienta esencial para trabajar en condiciones, sabiendo qué tienes y qué estás haciendo en todo momento: el diagrama de flujo.

Es todo por hoy.

¡Espero haberte sido útil!

¿Quieres más? Te veo en el mentoring.

Mientras tanto, ¡te espero en el siguiente post!

Os veo dentro, un fuerte abrazo, creadores.

#CrearEsGanar⚡🚀

- Clase gratis de 15 minutos -

Cómo escalar tu negocio de formación o servicios en menos de 30 días

Al suscribirte aceptas la política de privacidad

error: Contenido protegido.

Pin It on Pinterest

Share This